Academia

Muere Ursula K. Le Guin, una maestra de la ciencia ficción

Su deceso ocurrió el pasado lunes y contaba con 88 años. Su obra literaria está a la altura de la realizada por Arthur C. Clarke, Isaac Asimov o Ray Bradbury

“Es bueno tener una meta hacia la que dirigirse pero, al final, lo que importa es el viaje”, escribió Ursula Le Guin.

La estadunidense Ursula K. Le Guin, una de las autoras más importantes, prolíficas e influyentes en la ciencia ficción y la fantasía, falleció el pasado lunes a los 88 años, en su casa de Portland (Oregón, EU), tras pasar varios meses con problemas de salud.

La obra de Le Guin está conformada por más de 20 novelas, 12 libros de poesía, más de 100 relatos y novelas cortas, 13 libros infantiles y siete colecciones de ensayos, traducidos a más de 40 idiomas y que han vendido decenas de millones de copias alrededor del mundo.

“Es bueno tener una meta hacia la que dirigirse pero, al final, lo que importa es el viaje”, escribió  Ursula K. Le Guin en su libro La mano izquierda de la oscuridad.

La autora recibió decenas de galardones, incluyendo los premios Locus, Hugo y Nebula, la gran tríada de la ciencia ficción y la fantasía. Asimismo, fue la primera mujer premiada con el título de Gran Maestra por la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos, en el año 2003. En su carrera Le Guin apostó por inculcar y tratar temas como el feminismo, la igualdad entre razas y sexos, el valor de ser uno mismo, el taoísmo o su interés por el anarquismo.

Sobre el feminismo, dijo en una entrevista con la cadena PBS: “Cuando empecé a escribir lo más fácil era colocar a un hombre en el papel principal y las chicas solían fingir que eran hombres o mujeres, pero los chicos solían rechazar la protección de una mujer en los libros infantiles. Pero eso me atacaba con un poco de tristeza porque pienso que la mayoría de los hombres y mujeres tienen tanto a un hombre o a una mujer en su interior y son capaces de ser mucho más de lo que les han dicho. Gracias a las feministas me di cuenta de que no tenía que sentarme y decir que no soy una mujer y preguntarme por qué estoy escribiendo como un hombre. Fue un gran paso para mí porque hay grandes diferencias en la sensibilidad y en la audiencia. Sabía que perdería cierta audiencia al poner a una mujer en el centro de la historia y que sería acusada de ser una feminista chillona, que lo era, pero merecía la pena porque me colocó en el centro de mi propia existencia no fingir que era un hombre. Creo que fortaleció mi escritura con un buen trato”.

También escribió para niños y adultos y entre sus grandes obras se encuentran las llamadas Crónicas de Terramar, que incluyen títulos como Un mago de Terramar (1968), Las tumbas de Atuan (1971) y La costa más lejana (1972), entre otras. En lo que se conoce como Novelas del ciclo Ekumen se encuentran El mundo de Rocannon (1966), Planeta de exilio (1966), La ciudad de las ilusiones (1967) y La mano izquierda de la oscuridad (1969). Sus libros han sido traducidos a más de 40 idiomas.

Le Guin forma parte de la historia de la ciencia ficción a la misma altura que los también desaparecidos Arthur C. Clarke, Isaac Asimov o Ray Bradbury, por nombrar a tres personajes emblemáticos. Como ellos, la autora disfrutó de una extraordinaria popularidad convirtiéndose en símbolo de lo mejor del género.

PERFIL. Nacida el 21 de octubre de 1929, era hija de dos antropólogos, Alfred Kroeber (1876-1960) y Theodora Kroeber (1897-1979), autora de Ishi, el último de su tribu.

Su infancia y educación transcurrieron en medio de un ambiente académico y de conocimiento sobre los mitos y leyendas de los pueblos de la Tierra. A los 11 años envió su primer relato a la reputada revista Astounding Science Fiction y, aunque rechazado, no desistió hasta convertirse en una de las autoras de ciencia ficción más reconocidas.

Su primera publicación fue un cuento de fantasía en la revista Amazing en 1962 y su debut como novelista fue en 1966 con El mundo de Rocannon, hasta llegar a escribir más de 20 noveles, poesía y cuentos.

Imprimir