Academia

Crean prueba que detecta ocho tipos de cáncer con una muestra de sangre

La Universidad de Hopkins desarrolló el método, que también ubica el sitio donde se encuentran los tumores. Es una prueba no invasiva que anuncia la presencia de mutaciones genéticas que causan la enfermedad

La prueba trabaja con 40 biomarcadores útiles para identificar 8 tipos de cáncer

Investigadores del Centro Oncológico Kimmel de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, desarrollaron un análisis de sangre que sirve para detectar ocho tipos de cáncer comunes e identificar la ubicación de los tumores. Los cánceres que se pueden detectar son los de ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colon, pulmón y mama.

El análisis se llama CancerSEEK y es una prueba no invasiva diseñada para encontrar ocho tipos de proteínas cancerígenas que anuncian la presencia de mutaciones genéticas que causan cáncer. Las proteínas están presentes en el torrente sanguíneo. Los ocho tipos de cáncer que se pueden detectar son causa del 60 por ciento de los casos de cáncer en Estados Unidos y cinco de ellos no cuentan con una prueba bioquímica de detección. 

“El uso de una combinación selectiva de biomarcadores para la detección precoz cuenta con el potencial de cambiar las medidas que usamos para la detección de cáncer, y se basa en la misma lógica de utilizar una combinación de fármacos para el tratamiento del cáncer”, informó Nikolas Papadopoulos, autor principal y catedrático de oncología y patología. Los resultados se publicaron en la página de internet de la revista Science.

Joshua Cohen, estudiante de medicina e investigación científica en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, y el primer autor del documento, explicó que las células tumorales circulantes con mutaciones del ADN pueden ser marcadores sumamente específicos para el cáncer.

“Para aprovechar esta particularidad inherente, hemos intentado desarrollar un panel genético pequeño, pero sólido, que pueda detectar por lo menos una mutación presente en la mayoría de los cánceres. De hecho, mantener el panel de mutaciones pequeño es imprescindible para reducir al mínimo los resultados falsos positivos y para mantener el costo de los análisis de detección asequible”, indicó Joshua Cohen.

RESULTADOS ACERTADOS. Inicialmente, los investigadores exploraron varios cientos de genes y 40 marcadores proteínicos reduciendo el número a segmentos de 16 genes y ocho proteínas. Este análisis molecular es distinto a otros tipos de pruebas que dependen del análisis de grandes cantidades de genes cancerígenos para la identificación de metas terapéuticas de valor práctico.

En esta investigación, el análisis produjo un resultado específico para cáncer de 99 por ciento.

“Ese resultado sumamente específico era fundamental puesto que los resultados falsos positivos pueden provocar que los pacientes sean sometidos a pruebas y procedimientos de seguimiento invasivos e innecesarios para confirmar la presencia de algún tipo de cáncer”, indicó Kenneth Kinzler, catedrático de oncología y codirector del Centro Ludwig.

El análisis se empleó con 812 pacientes sanos y produjo solamente siete resultados falsos positivos.

Adicionalmente, la prueba se evaluó en mil pacientes sin metástasis en los estadios I a III, con cáncer: de ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colorrectal, pulmón y mama.

La media de sensibilidad diagnóstica, o la habilidad de encontrar un cáncer, fue de un 70 por ciento y osciló entre un 98 por ciento para el cáncer ovárico y una lectura baja de 33 por ciento para el cáncer de mama. De los cinco cánceres para los cuales no existe una prueba diagnóstica: ovárico, hígado, de estómago, pancreático y de esófago, la sensibilidad diagnóstica osciló entre 69 por ciento y un 98 por ciento.

“Una innovación de nuestro método de clasificación es que combina la posibilidad de observar varias mutaciones de ADN junto a las concentraciones de ciertas proteínas, para tomar una decisión final”, comentó el doctor Cristian Tomasetti, profesor adjunto de oncología y bioestadística, quien desarrollo el algoritmo.

Agregó que otro aspecto novedoso de la nueva estrategia es que utiliza el aprendizaje automático para permitir que la prueba detecte con exactitud la ubicación de un tumor, incluso en las zonas anatómicas más pequeñas, en un 83 por ciento de los pacientes.

Imprimir