“Parra no quiso estar en el Olimpo, sino abajo, para criticar lo que veía”: Domingo Argüelles | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 23 de Enero, 2018

“Parra no quiso estar en el Olimpo, sino abajo, para criticar lo que veía”: Domingo Argüelles

Su poesía no busca concientizar a nadie, simplemente expresar un sentimiento, añade Juan Domingo Argüelles. Fue un es antielitista que invoca la ironía en situaciones comunes: Armando González

“Parra no quiso estar en el Olimpo, sino abajo, para criticar lo que veía”: Domingo Argüelles | La Crónica de Hoy
Mi poesía no es referencial ni personal, sino un estudio de la totalidad de la realidad”, dijo Nicanor Parra.

Nicanor Parra, el antipoeta y el subversivo permanente, apagó su voz ayer a los 103 años. Y en ese largo periplo de vida su impronta lírica se ensancha no sólo por la influencia que tiene en autores contemporáneos y lectores, sino por la gran ruptura estética que se anida en sus versos.

Creador de un vasto y profundo corpus poético que emerge de la conjugación de su visión de artista y formación de físico y matemático, elementos que dan la perspectiva de lo que es ser antipoeta, que el mismo Parra define así: “Puede ser un comerciante en urnas y ataúdes?/ Un sacerdote que no cree en nada?/ Un general que duda de sí mismo?/ Un vagabundo que se ríe de todo/ Hasta de la vejez y la muerte?”.

El también poeta y ensayista Armando González, dice que “dentro de la poesía en español, Nicanor Parra es antielitista; invoca la ironía en situaciones comunes y con ello atrapa a miles de personas, quienes perciben en su trabajo claridad, por eso es asequible, pero no complaciente”.

“Los poetas que están arriba en el Olimpo son los que no le hablan a ningún lector, entonces Parra dice que es necesario que los poetas bajen de sus nubes, y como él no quiere estar en el Olimpo se quedó a criticar desde aquí todo lo que veía”, afirma el escritor Juan Domingo Argüelles.

Para Luis Serrano, investigador de la Universidad de Guadalajara, “Nicanor presenta su obra como un hijo que tiene libertad y autonomía; el poema una vez publicado es de todos, o más bien dicho, es de quien lo elige, podríamos identificarnos con él o adoptarlo de acuerdo a la situación que se vive”.

ANTIPOESÍA. No obstante de escribir cosas cercanas a la gente, lo cierto es que el antipoeta nunca escribió para las masas. Su obra se origina a partir de sus reflexiones para comprender el entorno.

“Mi poesía no es referencial ni personal, sino un estudio de la totalidad de la realidad”, dijo Nicanor Parra a Raúl Bañuelos en Guadalajara, antes de recibir el Premio Juan Rulfo (hoy FIL de Literatura en Lenguas Romances).

La antisolemnidad de Parra es proverbial y con un compromiso político claro. Es un hombre con una posición política crítica e independiente, esto le valió una escritura tan particular como la que logró y vale mucho la pena.

 “Él no busca concientizar a nadie, simplemente busca expresar un sentimiento, y precisamente sin esa búsqueda logra hacer conciencia en algunos de sus lectores. De por sí, los lectores que gustan de leer al antipoeta son de gran conciencia política”, explica Juan Domingo Argüelles.

Con sus antipoemas, novedosos y subversivos, señala Armando González, construye una crítica a la sociedad, incluso a la política, pero también a la literatura de su época. “Es un poeta fundamentalmente crítico, que en lugar de utilizar la teoría y la condena, maneja el humor y la ironía”.

Para Luis Serrano, los poemas de Nicanor Parra pueden tener distintos niveles de lectura: hay uno en el que se leen versos y queda clara la situación que planeta; otro más analítico muestra ideas más allá de lo manifestado en el texto mismo.

Un ejemplo está en su poema “Autorretrato”, donde tras una primera lectura el lector identifica a un profesor que explica su presente en virtud de su pasado: tras dar clases el resultado de sus años de trabajo es recibir un sueldo que no le es satisfactorio.

El especialista señala que la comprensión de Nicanor Parra depende de la relación que hay entre el autor y el lector, quien entiende el humor negro, la ironía y el surrealismo como una manera de romper con lo establecido.

Al analizar el poema, Serrano concluye que refleja a un profesor dedicado a transmitir conocimiento, pero invisible ante la “careta social”, que no ve más allá de lo que está aquí en el ahora, por lo que en él se “retrata la situación de miles de personas, el mensaje se puede interpretar, pero está alejado de lo literal”.

Agrega que Nicanor Parra es un poeta que se puede leer de acuerdo al estado emocional y cognitivo de cada lector, al ser un autor audaz que escribió acerca de lo que pensaba sobre el momento que le tocó vivir.

ECOPOEMAS. “El problema que más me interesa es el problema de la supervivencia en el planeta”, le dijo el antipoeta a Raúl Bañuelos.

La otra faceta de Parra es la ecopoesía, a la que explotó a partir del concepto de “ecologismo”, al que entiende como un movimiento socioeconómico basado en la armonía entre la especie humana y su entorno.

“En esta faceta también hace una fuerte crítica, burla y sarcasmo al consumismo”, asegura Juan Domingo Argüelles.

POEMA. Las obras de Nicanor Parra continúan vivas como su autor. “Cada vez que se nombre al autor y sus antipoemas y ecopoemas, se les dará vida y existencia, como menciona el filósofo Soren Kierkegaard (…). De esta forma, creo que mientras la obra del poeta sea nombrada, seguirá viva y puede hacer el cambio en quien lo desee”, indica Luis Serrano.

En estos momentos los lectores más abocados a la poesía de Parra serían los jóvenes, quienes no sólo deben leerlo, sino degustarlo en el sentido clásico de la palabra, porque ahí encontrarán la nueva visión de la poesía.

“Creo que sigue siendo un atractivo para jóvenes, que se inician en la lectura de poesía y encuentran en él versos liberadores en todos los sentidos”, asegura Armando González.

En el centenario de Parra, Ediciones UDP publicó el poema “Temporal”, escrito en 1987 tras el desborde del río Mapocho.

El antipoeta creyó perdidos estos versos hasta que Adán Méndez, su editor, recuperó las grabaciones de una conversación entre Parra y el crítico español René de Costa, en Chicago, donde aquél le hablaba a éste de dicho poema.

Premios

-1991 Premio Juan Rulfo (hoy FIL de Literatura en Lenguas Romances)
-2001 Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana
-2011 Premio Miguel de Cervantes
-2012 Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Poema

-Advertencia

Yo no permito que nadie me diga

que no comprende los antipoemas

todos deben reír a carcajadas.

 

Para eso me rompo la cabeza

para llegar al alma del lector.

 

Déjense de preguntas.

en el lecho de muerte

cada uno se rasca con sus uñas.

 

Además una cosa:

yo no tengo ningún inconveniente

en meterme en camisa de once varas.

Imprimir