Los hijos también lloran: El desahogo y la aceptación de la muerte | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 23 de Enero, 2018

Los hijos también lloran: El desahogo y la aceptación de la muerte

Los hijos también lloran: El desahogo y la aceptación de la muerte | La Crónica de Hoy

El teatro se ha convertido en un espejo de historias reales en las que muchos de los asistentes se han visto reflejados. Pero no sólo ellos, los mismos actores y directores de las obras, quienes a través de un personaje o unas líneas, pueden plasmar sucesos que les han acontecido en la vida.

El actor Andrés Zuno se sumergió en sus recuerdos para crear una historia de lo importante que es entender la vida, una semblanza de nostalgia que cuenta en la nueva puesta en escena Los hijos también lloran, la cual estrena este 2 de febrero en el Teatro Milán.

Una novela autobiográfica en la que Zuno busca una mejor manera de entender el porqué de la muerte, pero no con la intención de buscar respuestas, sino como una forma de entender y apreciar la vida.

“Es una cuestión muy personal, la verdad es que sentía la necesidad de escribir estas situaciones que desde hace algún tiempo acechaban en mi cabeza. Es la búsqueda del sentido de la vida y la muerte”, explicó Andrés en conferencia de prensa, donde brindó un adelanto de lo que el público podrá disfrutar.

En una obra en forma de monólogo, el actor habla acerca de las preguntas y respuestas que le dieron acerca de la muerte de su padre. Lo que desencadena toda una historia de sentimientos y el surgimiento de más preguntas. Una realidad que lleva a la ficción.

Las líneas de la obra han sido tomadas del propio libro del actor Andrés Zuno, el cual contiene 100 páginas y cuenta con tan sólo dos mil ejemplares que serán distribuidos por Editorial Endira. El texto fue retomado por la dramaturga Ximena Escalante, quien lo llevará de una manera enriquecedora al teatro.

El actor compartirá escenario con Ludwika Paleta, donde comparten su historia, ya que han sido amigos desde años atrás. El melodrama comienza con la relación de un niño con su madre, tras la muerte del padre, en un contexto ubicado en la década de 1980 en México.

A lo largo de la trama, el niño se cuestiona muchas cosas: ¿Por qué la gente muere? ¿Cómo murió su padre? ¿Cómo se enamoró de su madre?, preguntas que lo llevan a cuestionarse verdaderamente quién es.

“Es una anécdota que quería compartir, hay mucha gente de mi generación que hemos cuestionado en todo momento, además de compartir esas vivencias por un México no globalizado, y esos momentos en los que aún no se tenía una cultura tan detonante por la televisión”, finalizó el actor.

Imprimir