Arriola: los pies en el suelo

Rafael Cardona

En los días anteriores esta columna citó partes sustanciales de los planes, análisis, descripciones, diagnósticos y demás de las candidatas de Morena y el Frente por México, como le han llamado a la alianza PRD-PAN.

En ambos casos me parecieron rollos entre lo teórico y lo demagógico populista clientelar. No tiene caso ahondar en eso. Ya está publicado.

Ahora reproduzco algunos puntos de vista de Mikel Arriola, el precandidato del PRI al gobierno de la ciudad, cuyas posibilidades son escasas, lo cual no le quita certeza a algunos de sus señalamientos, en especial los críticos, cosa impensable en las señoras candidatas, pues ambas forman parte de la misma masa con la cual se hornean los bollos del desastre urbano de esta capital. El texto del cual provienen estas reflexiones, fue publicado en La jornada el 22 de enero.

“Como padre de familia, esposo, ciudadano y orgulloso capitalino, aspiro a vivir en una ciudad en la que se respeten los derechos de cada uno y se respete la ley.

“Por eso quiero un gobierno que mejore las condiciones de vida de la gente. Esto se resume en un gobierno que modifique la situación de caos y regrese el orden a nuestra metrópoli.

“Desde el 15 de diciembre, día en que recibí mi registro como precandidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de México, he recorrido nuestra ciudad, caminando con sus habitantes y recogiendo sus demandas de viva voz, escuchando sus necesidades y problemas cotidianos…

“…En las pasadas dos décadas los gobiernos han permitido y promovido la pérdida de los valores básicos que sostienen a nuestra sociedad. Las familias, el primer motor social, han sido descuidadas y hechas a un lado. Esto ha provocado gran desorden; vivimos en un caos en el que los principios y leyes son ignorados.

“Juntos recuperemos los valores, dando su lugar a la familia, a la vida y la educación para reforzar el estado de derecho. Para esto se requiere una mano firme. Digámosle adiós a los moches, al tráfico, a la corrupción, a la falta de agua, a la falta de transporte y a la inseguridad, que tiene tan hartos a los ciudadanos.

“Cada día hay más inseguridad, los números no mienten. Hay un nuevo ilícito reportado cada tres minutos, sin contar 90 por ciento de los delitos que no se denuncian. Las agresiones con armas de fuego crecieron en 50 por ciento el año pasado. Los homicidios alcanzaron su nivel récord en los recientes 20 años.

“Esta inseguridad ha llegado al transporte público. Los robos en el Metro en 2017 se elevaron en más de 300 por ciento. No se ha invertido en aumentar la cobertura del Metro para llegar más rápido a nuestro trabajo. Pero no se han olvidado de subirle el precio.

“Se ha permitido que la ciudad crezca desordenadamente, la corrupción ha promovido construcciones mal planeadas y de mala calidad. Esto provoca que no tengamos alumbrado público, bacheo y que contemos con menos áreas verdes de calidad.

“La falta de vivienda asequible ha expulsado a los capitalinos a otras poblaciones. Esto nos ha alejado de nuestros centros de trabajo, haciendo que los tiempos de traslado equivalgan a más de tres años de nuestra vida a bordo de algún transporte. Lo cual también se traduce en el tráfico y la contaminación que tanto daño hacen a la salud de nuestros hijos.

“En la Ciudad de México, a pesar de ser la entidad con mayor producto interno bruto por persona, casi 29 por ciento de sus habitantes viven en situación de pobreza. Y las cosas no mejoran. Entre 2014 y 2016 la pobreza extrema se incrementó en más de 3 por ciento. Esto quiere decir que tenemos un mal gobierno.

“De 2008 a 2016 el ingreso promedio bajó 3 puntos porcentuales y la corrupción sigue avanzando. Los ciudadanos percibimos a la Ciudad de México como la entidad federativa con mayor corrupción en el país. Esta situación es intolerable, pero no irreversible.

“Por esto, el jueves 18 de enero, en conjunto con el precandidato presidencial por el PRI, Pepe Meade, firmamos el Pacto para Transformar la Gran Ciudad de México.

“Este proyecto contiene cinco grandes compromisos (también cinco): invertir en un millón de nuevas cámaras para las calles, capacitación e incremento de sueldo para los cuerpos policiacos y ministerios públicos y la creación de un cuerpo especial de policía para el transporte público.

“Construir 100 kilómetros de nuevas líneas de Metro sin subir la tarifa y tres trenes suburbanos… Construir 70 kilómetros de carreteras en el nuevo Circuito Exterior para sacar el transporte pesado... Abatir la escasez de agua y llevar las fugas a cero, beneficiando a 4.5 millones de ciudadanos y ahorrando 500 por ciento en el costo del agua. Incluir 4 mil 200 escuelas de tiempo completo conforme al nuevo modelo educativo…

“Esto es sólo un ejemplo para mostrar que sí se puede poner el gobierno al servicio de la gente. Sería útil conocer y debatir los puntos de vista sobre los proyectos para la Ciudad de México de las precandidatas Alejandra Barrales y Claudia Sheinbaum”.

rafael.cardona.sandoval@gmail.com

elcristalazouno@hotmail.com

Imprimir

Comentarios