La superstición también juega en un Super Bowl - Fernando Argueta | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 24 de Enero, 2018
La superstición también juega en un Super Bowl | La Crónica de Hoy

La superstición también juega en un Super Bowl

Fernando Argueta

Ningún ser humano es inherente a las supersticiones, es parte de nuestra naturaleza en cualquier actividad de nuestras vidas y, es en el deporte donde quizá es más notorio que en otros aspectos de la vida.

Lo anterior se desprende debido al anuncio de los Patriotas de Nueva Inglaterra de que jugarán el Super Bowl LII  con su jersey blanco, de visitante, a pesar de que podrían hacerlo con su uniforme azul por tener la condición de local en el juego.

La razón es más que obvia: bajo el mando de Bill Belichick y Tom Brady, jamás han perdido con el jersey de visita, no así con la camiseta azul, en que cayeron en dos ocasiones ante los Gigantes de Nueva York en las ediciones XLII y XLVI.

La decisión es válida y nada criticable, sólo curiosa si echamos un vistazo a casos anteriores y nos percatamos de algunos realmente llamativos que nos dejan ver que la superstición también juega su papel en un Super Bowl.

SI YO PUDE, TU TAMBIÉN

Sin duda el más reciente fue la misma decisión de los Broncos de Denver de usar el jersey blanco en vez del naranja en el último Super Domingo que jugaron, la edición 50. Como es sabido, los Broncos jamás han ganado un título vistiendo el jersey naranja en su historia, ni con Craig Morton en el XII, ni John Elway en los juegos XXII y XXIV, y ni con Peyton Manning en la edición XLVIII, eso lo tuvo muy claro Elway, su gerente general. Después de todo, la escena estaba más que puesta y la coincidencia no podía ignorarse: Elway se retiró jugando un Super Bowl (XXXII) con jersey blanco y ganando el título. Para la edición 50, Manning estaba en la misma situación, sería su último juego, y si jugaba de blanco, seguro se iría como campeón. Al final así fue.

LOS ESPÍRITUS DEL PASADO

Uno de los casos que más llama la atención sobre el poder de la superstición es el de los 49ers de San Francisco en 1994, año en que la NFL celebró sus 75 años y tuvo la iniciativa de que los equipos usarán uniformes retro.

Los 49ers iniciaron fuerte la campaña, pero tras colocarse con récord de 3-2 tras recibir una paliza de las Águilas (40-8) en su propio estadio en San Francisco, el entrenador George Seifert (conocido por ser un supersticioso) decidió que era el momento de usar el uniforme antiguo. Los 49ers lo vistieron y volvieron a ganar de una manera tan consistente que triunfaron en 10 partidos en fila.

A pesar de que ya no estaban obligados a usar el uniforme antiguo, Seifert lo mantuvo para los playoffs y el Super Bowl XXIX, mismo que ganaron con relativa facilidad. El efecto fue tal que al año siguiente la franquicia cambió el diseño de su uniforme para parecerse al retro que les dio el título.

SIN COMPARACIÓN

Y es que si de supersticiones se trata, nadie la gana a Seifert. Se dice que cuando aún era coordinador defensivo de los 49ers y llegaron al Super Bowl XXIV, este coach tenía la manía de usar un suéter azul todos los lunes, le combinara o no. Resulta que cuando el equipo viajó a Nueva Orleans, sede del juego, una semana antes, olvidó la prenda, por lo que los jugadores mandaron traerla por si las dudas y las suertes. La defensiva que comandaba Siefert neutralizó a la explosiva ofensiva de Elway los Broncos una semana después.

Ya como coach general de San Francisco, cuentan los jugadores que entre los rituales de este entrenador estaba el no pisar jamás el logo del equipo que estaba al centro del campo de prácticas, darle una vuelta al vestidor sin playera antes de cada juego y lanzar constantemente una moneda con su mano; moneda que ya en su bolsillo la cambiaba de posición según las circunstancias del juego.

En el caso de Patriotas o Águilas ignoramos si tienen alguna costumbre curiosa como las anteriores, y aunque Bill Belichick lo ha negado hasta el cansancio, todo el mundo se pregunta por esa manía que tiene por recortar las mangas de sus sudaderas con tijeras. Él argumenta que lo hace sin un fin específico, sin embargo algo le ha de significar. En fin, cada quien sus cábalas.

Por cierto, como dato, baste señalar que desde el Super Bowl XLV en que ganó Green Bay, ningún otro conjunto ha sido campeón con su jersey de local, sólo con el blanco de visitante.

 

Imprimir

Comentarios