Bienestar

Cuba desarrolla una vacuna contra el neumococo

Cuba desarrolla una vacuna contra el neumococo que comenzará a administrarse a niños a partir del próximo año y con la que pretende sustituir la versión extranjera, más costosa, informan hoy medios oficiales cubanos.

El nuevo medicamento combate los siete serotipos más frecuentes de la bacteria -causante de la pulmonía y la meningitis bacteriana infantil- y se distribuirá bajo el nombre Quimi-Vio, adelantó la directora de investigaciones del Instituto Finlay, Dagmar García.

Las pruebas preliminares de la vacuna, desarrollada en la institución habanera, se realizan desde 2014 en la provincia de Cienfuegos (centro-sur), donde han sido inmunizados más de 5.000 niños de entre uno y cinco años, el rango de edad más proclive a la enfermedad.

Dentro de la fase de ensayo también se incluyeron bebés de entre dos y tres meses.

Esta estrategia demuestra la "integración entre la industria biotecnológica cubana y el Sistema Nacional de Salud", indica la estatal Agencia Prensa Latina.

Quimi-Vio se sumará al esquema cubano de vacunación infantil, que incluye 10 vacunas contra 13 enfermedades, entre ellas la difteria, el sarampión, la parotiditis, la rubéola y la tosferina, totalmente gratuitas para los niños cubanos.

El reporte no especifica si el país caribeño tiene planes de comercializarla en el exterior.

Según datos oficiales, Cuba mantiene un 99,5 % de cobertura de vacunación en los diferentes grupos poblacionales y su sistema sanitario ha eliminado catorce enfermedades infecciosas.

La salud y la educación gratuitas y universales son dos de las principales banderas de la Revolución Cubana, que las promociona entre sus principales logros.

Pese a estos avances, el Gobierno cubano reconoció hace pocos meses que la isla sufre problemas de desabastecimiento de medicamentos a causa de la escasez de materia prima para la industria farmacéutica nacional.

Esos materiales se adquieren en su mayoría en el extranjero y su suministro ha sido inestable debido a los impagos a proveedores.

Imprimir