Cultura

Familia, amigos y pueblo dicen adiós al antipoeta Nicanor Parra

Sus restos fueron velados ayer en la Catedral Metropolitana ◗ Hoy será sepultado en Las Cruces ◗ La música de Violeta Parra, el fondo para despedirlo

La despedida a Nicanor Parra en la Catedral Metropolitana de Santiago de Chile.

La Catedral Metropolitana de Santiago de Chile abrió ayer sus puertas para velar los restos de Nicanor Parra, el antipoeta que en su obra abordó el tema religioso, pero siempre o casi siempre con ironía e irreverencia, como ocurre por lo demás con la mayor parte de su obra.

Parra (1914-2018) definió su poesía como una montaña rusa de la que los visitantes podían bajar echando sangre de narices, y el tema religioso no podía estar ausente, desde la frase “Voy & Vuelvo”, sobre su ataúd. La frase, originalmente, acompañó una de sus obras visuales más conocidas, un crucifijo sin la imagen de Cristo.

La elección de la catedral para albergar el velatorio de un poeta que alguna vez se definió como “ateo, con el favor de Dios” fue producto de una negociación del gobierno y la familia de Parra, con el propósito de que la gente común pudiese despedir y homenajear al ganador del Premio Cervantes en 2011.

El féretro con el cuerpo del creador de la antipoesía llegó al principal templo católico de Chile poco antes del mediodía  y el velatorio estuvo abierto al público hasta las 21:00 hora local para que reciba el homenaje de la gente de a pie, en la que arraigó su desconcertante obra desde que hace más de 60 años decidió bajar a los poetas desde el Olimpo.

Alrededor de las 13:00 horas  llegó hasta el lugar la presidenta Michelle Bachelet quien se ubicó en la primera fila, junto al nieto del poeta, Cristóbal “Tololo” Ugarte y frente al ataúd que estaba cubierto por un telar tejido por su madre, Clara Sandoval.

El clásico mensaje del antipoeta “Voy y vuelvo”, también fue puesto sobre su ataúd.

Personalidades del mundo literario local como Jorge Edwards y Oscar Hahn también se dejaron ver durante una misa, que celebró el sacerdote

“Me despido de un gran escritor pero también de un viejo amigo. Podría escribir un libro entero de nuestra vieja amistad, pero no sé si me de el tiempo”, señaló Edwards a los periodistas, quién recibió el Premio Cervantes en 1999.

A partir de las 14:30 horas (17:30 GMT), las puertas del recinto se abrieron para que el público pudiera dar el último adiós a Nicanor Parra.

Desde temprano llegó gente hasta la Plaza de Armas de Santiago para esperar su turno sin importar las altas temperaturas que se registran durante esta jornada.

Al interior de la iglesia, miembros de la familia Parra interpretan canciones de Violeta Parra, uno de los deseos del fallecido.

Temprano, este jueves, los restos de Parra serán llevados a Las Cruces, 120 kilómetros al suroeste de Santiago, para ser sepultados en la que fue su casa por más de 20 años.

La Municipalidad de El Tabo, comuna a la que pertenece Las Cruces, anunció en un comunicado que por decisión de la familia se oficiará una misa privada en la parroquia del pueblo, a las 10:00 hora local.

“Posteriormente, al mediodía, su cuerpo será enterrado en su casa de Las Cruces, como fue su último deseo, en una ceremonia con sus más cercanos”, añade el comunicado.

Imprimir