Cuevas, un refuerzo incómodo

Pepe Capitalino

Cuevas, un refuerzo incómodo

Nos cuentan que el camino de Gabriela Cuevas en Morena no será tan fácil como todo mundo piensa, pues a los apóstoles de López Obrador, quienes lo han seguido desde un principio, no les agradó la idea de que el mesías esté contemplando a la expanista para una plurinominal en la Cámara de Diputados, “así no más, por su cara bonita”. Y es que en el redil del tabasqueño todo mundo sabe que la senadora, que fue muy criticada por ser la que más gastaba en viajes al extranjero, nunca ha hecho trabajo de campo para adoctrinar a los nuevos seguidores de AMLO ni mucho menos ha abonado en el número de aleccionados para seguir al tabasqueño en la Ciudad de México. En Morena y en el PAN saben que la pariente de la esposa de José Antonio Meade se quedó sin gente y sin respaldo luego de 18 años de conseguir huesos por impulso de los blanquiazules. Por el momento batristas, brugadistas y bejaranistas ya están cortando las espinas que le esparcirán a su paso, por lo menos en tiempos electorales. A ver cómo le va a Cuevas en la cueva de los lobos.

 

Quintero no levanta

El que de plano no logra despuntar en Iztacalco es el morenista Armando Quintero. Nos comentan que el extitular de la Secretaría de Transporte y Vialidad, en la administración de Marcelo Ebrard, no llena sus eventos y, en los que logra una mediana convocatoria, sale abucheado y entre rechiflas. Quienes lo conocen aseguran que el exdelegado anda muy sobrado y con un ego por las nubes, que por cierto, dicen, no le bastará para arrebatarle la delegación a la pareja de Elizabeth Mateos y Carlos Estrada. Habrá que recordarle al señor Quintero, quien por cierto durante años ha representado a la izquierda patrimonialista, que lucra con los recursos públicos y que establece lazos clientelares vergonzosos, que cuando fue candidato de Movimiento Ciudadano en 2015 ni los talones le vio a los perredistas. Los que saben nos afirman que si el señor Quintero quiere hacer algo tendrá que apoyarse en gente como Alfredo Venadero, quien desde hace tiempo ya trabaja y ha tejido redes en la demarcación que podrían inclinar la balanza en plena carrera electoral. Hay que esperar a ver lo que decide.

 

La desconfianza de Sheinbaum

Tal parece que la candidata de Morena a la jefatura de Gobierno no se traga el cuento de que ya detuvieron a uno de los responsables de las agresiones que sufrió durante sus mítines en Coyoacán. Nos cuentan que Claudia Sheinbaum duda de que las personas —son tres y sólo una en proceso— que están siendo investigadas por los actos vandálicos del 3 de enero pasado sean las mismas que Morena identificó. Por eso exigió a las autoridades capitalinas revelar sus nombres para cotejarlos con los que ella tiene para después indagarlos. La desconfianza de la exsecretaria de Medio Ambiente es porque cree que la administración de Miguel Ángel Mancera está protegiendo a los discípulos de Mauricio Toledo, exdelegado de Coyaocán. Lo cierto es que los morenistas no saben qué es lo que quieren: piden seguridad, se las dan… y la rechazan; luego exigen investigar y cuando lo hacen, no creen… Ahora, ¿qué es lo que sigue?

PepeCapitalino@gmail.com

@PepeCapitalino

Imprimir

Comentarios