Ciudad

Dan 9 años de prisión al conductor del BMW que se estrelló en Reforma

Salomón Villuendas Adame, quien estrelló su BMW en Reforma en marzo del año pasado, fue condenado a 9 años seis meses de prisión por el homicidio de tres personas; las víctimas fatales del choque fueron cuatro, no obstante los deudos de una de ellas le otorgaron el perdón.

Villuendas deberá, además, pagar una indemnización a las víctimas indirectas por un total de un millón 414 mil 380 pesos.

El martes, el inculpado de 37 años, fue declarado culpable del delito de homicidio culposo agravado por tránsito de vehículo en contra de tres personas.

Durante la audiencia de individualización de sanciones y reparación del daño, el abogado del inculpado solicitó la pena mínima de 6 años de prisión.

En tanto que la defensa de los deudos pidieron que se le diera la condena máxima, de 20 años de prisión y una indemnización total de un millón 380 mil 804 pesos con 50 centavos.

Al pronunciar el fallo, el juez Ríos Castro puntualizó Salomón Villuendas no tiene derecho a sustitutivos de la pena de prisión impuesta, y aclaró que, en caso de no cubrir la reparación del daño, se le deberá instaurar el proceso coactivo correspondiente.

El tribunal de enjuiciamiento suspendió los derechos políticos del acusado durante el tiempo al que fue sentenciado a la pena de prisión, y también a la suspensión de su licencia de conducir por el mismo periodo.

Tras 10 meses de juicio, el tribunal consideró que la Procuraduría General de Justicia aportó las pruebas necesarias para demostrar que Villuendas condujo bajo los efectos del alcohol y a exceso de velocidad aquel día, lo que provocó el accidente y la muerte de sus pasajeros.

LA HISTORIA. Los hechos se registraron en la esquina del Paseo de la Reforma y la calle de Lieja en dirección al centro, cuando el vehículo BMW color blanco se impactó contra un árbol y un poste de concreto el pasado 31 de marzo.

Según los reportes Villuendas perdió el control del automóvil en una curva debido a que manejaba en exceso de velocidad, 180 kilómetros por hora.

El impacto fue tan fuerte que el automóvil se partió a la mitad y los cuerpos de cuatro de los ocupantes quedaron tirados sobre la banqueta.

Karen Saldaña, Ivonne Millán, Fer Gaher y Carlos Mazoku murieron al instante.

Tras el accidente, la Procuraduría General de Justicia capitalina le tomó una muestra de sangre con la que se confirmó su estado de ebriedad. En su defensa, Villuendas argumentó que no había autorizado ninguna toma.

El hombre, que es hijo de un excomandante de la Policía Judicial, el cual estuvo preso, aseguró además que se dedicaba a vender paletas y que no tenía dinero para hacer pagos de reparación del daño.

Imprimir