Mundo

Trump, a favor del “libre comercio justo, pero que no nos exploten”

En el Foro de Davos, el mandatario estadunidense dijo que su postura de “Estados Unidos primero no significa que va solo. Cuando Estados Unidos crece, también lo hace el mundo”

En un intento por tranquilizar los ánimos de la élite de líderes políticos y financieros del mundo reunidos en el 48 Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cambió ayer el tono de su retórica populista y proteccionista, y aseguró que Washington “está abierto para negocios” y dijo que “apoyamos el libre comercio, pero debe ser justo y que no nos exploten“.

Trump aseguró en su discurso, con el que cerró la cumbre en Davos, que su postura de “EU Primero” no es un rechazo a la cooperación internacional. “Estoy aquí para representar los intereses de los estadunidenses y para reafirmar la amistad y la cooperación de EU a la hora de crear un mundo mejor”.

“Como presidente de EU, siempre pondré a Estados Unidos primero, al igual que los líderes de otros países también deberían poner a su país en primer lugar. Pero Estados Unidos primero no significa que Estados Unidos va solo. Cuando Estados Unidos crece, también lo hace el mundo”.

JUSTO. De acuerdo con el periódico The New York Times, el discurso de Trump no significa que se haya unido al coro globalista. Pasó gran parte del 2017 tratando de desmantelar el sistema político y económico internacional representado por el consenso de Davos: rompiendo o renegociando acuerdos comerciales, amenazando o imponiendo aranceles a las importaciones y trabajando para frenar el flujo de inmigración.

Ayer insistió en que el comercio transfronterizo tiene que ser más justo y se comprometió a tomar medidas contra las prácticas predatorias.

“No podemos tener un comercio libre y abierto si algunos países explotan el sistema a expensas de otros”, dijo al agregar: “Apoyamos el libre comercio, pero debe ser justo y debe ser recíproco porque, al final, el comercio injusto nos socava a todos. Estados Unidos ya no hará la vista gorda a las prácticas económicas injustas”.

TPP. En su discurso, con el que trató de ganarse el apoyo de los asistentes, incluso llegó a decir que estaría dispuesto a reingresar en el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), el acuerdo comercial asiático que abandonó el año pasado, si se renegociaba en mejores términos. Esa oferta se produjo pocos días después de que los otros 11 miembros optaron por formar su propio bloque sin EU.

“Consideraríamos negociar con el resto, ya sea individualmente, o quizás como grupo, si es en interés de todos”, dijo Trump, a pesar de su insistencia reiterada en acuerdos omerciales uno-a-uno en lugar de multinacionales pactos.

EXCLUSIÓN. De acuerdo con The New York Times, la visita de Trump se centró en un grado sorprendente en los negocios. Su discurso mencionó prioridades como terrorismo, Irán y Corea del Norte de paso, pero no incluyó nada sobre China, Rusia, Europa, cambio climático, salud global u otras prioridades. Se relacionó con la audiencia como un compañero capitalista, afirmando, incorrectamente, que él era el único hombre de negocios que había servido como presidente.

Asimismo, declaró que “Estados Unidos está rugiendo”, promovió una historia de renacimiento económico e invitó a las naciones a invertir en EU. “El mundo está presenciando el resurgimiento de un Estados Unidos fuerte y próspero”, dijo. “Estoy aquí para entregar un mensaje simple: nunca ha habido un mejor momento para contratar, construir, invertir y crecer en los Estados Unidos. Estados Unidos está abierto para los negocios, y somos competitivos una vez más”.

 

Imprimir