Salud

Una caries comprometió su vida

Paternidad responsable. La Secretaría de Salud reportó el caso de una niña a la que se le está reconstruyendo el rostro porque sus papás descuidaron la higiene bucal de la menor. Especialistas advierten que la cita con el odontólogo debe ser cada cuatro meses

A los cinco años de edad, Viridiana perdió la mitad de la mandíbula a causa de una infección bucal que pudo haberle costado la vida al ser afectada por un padecimiento conocido como osteomielitis, el cual destruyó parte considerable de su rostro y por ende su autoestima.

Sin decir palabra alguna, la boca humana es una fuente potencial de problemas de salud pública, ya que es el lugar en donde se puede iniciar un infarto al corazón, el punto en donde inicia el desarrollo de un tumor maligno o la causa por la que una persona tenga constantes problemas gástricos.

Cabe destacar que en todos los casos, las complicaciones derivadas de una crisis iniciada en la boca, implicarán gastos que pondrán en aprietos a la economía familiar, razón por la que especialistas sugieren apelar al sentido común y optar por medidas preventivas como la visita al odontólogo cada cuatro meses.

En teoría, las nuevas generaciones no tendrían por qué experimentar los molestos y dolorosos procedimientos con los que trabajaba la odontología de “la vieja escuela”, pues hoy día la tecnología ha facilitado el manejo de los trastornos bucales, así como la revisión y limpieza dental periódica, cita que en el caso de los niños debe ser breve y amena para no impacientarlos.

CONSECUENCIAS DE LA NEGLIGENCIA. La Secretaría de Salud estima que nueve de cada diez adolescentes mexicanos presenta algún problema de caries y de éstos la mitad perderá piezas dentales a causa de complicaciones. Asimismo apunta que sólo uno por ciento de la población joven acude al dentista de manera preventiva y que el resto lo hace hasta que ya no tolera alguna molestia en la boca.

El caso de Viridiana, la niña de origen chiapaneco, podría ser el de cualquier menor al que sus papás no le procuren la higiene dental desde los primeros días de vida, con lo que almacenan residuos de comida y bebida que después provocarán infecciones.

Para dimensionar el riesgo en el que están estos niños, se destaca que una infección como la osteomielitis (por sólo ejemplificar el caso aquí citado) es un proceso que se inicia cuando bacterias u hongos invaden los huesos y los comienzan a deteriorar. Cuando un germen llega hasta el tejido óseo, la infección puede infiltrarse hasta la sangre, con lo que se abre la posibilidad de que afecte a cualquier órgano o sistema.

Los procesos infecciosos causados por caries dental son comunes en la población pediátrica y deben ser vigilados de cerca por los padres de familia. “No se pueden esperar ya que este problema progresa, se puede diseminar desde la región de la cara hacia diferentes lugares y poner en peligro la vida del paciente”, apunta la doctora Norma Villanueva, adscrita al servicio Maxilofacial del Hospital Infantil de México Federico Gómez.

En los casos más agresivos, la infección se extiende hacia la región de los ojos, el cerebro o el cuello. “Esto compromete la vida del paciente y deja secuelas funcionales y estéticas importantes”, recalcó la doctora Villanueva Moreno.

Aunado a esto, la falta de higiene básica compromete la integridad de la boca del menor, ya que al deteriorarse las piezas dentales serán extraídas a temprana edad y en caso de necesitar tratamientos invasivos, los niños tendrán que ser anestesiados en su totalidad dentro de un quirófano, porque habitualmente los pequeños no cooperan en el consultorio dental.

Por su parte, el doctor Ernesto Hernández, cirujano dentista de Dental Care LT comentó que con la revisión periódica se reducen considerablemente las probabilidades de desarrollar una infección, pues en esta cita el odontólogo es capaz de detectar un problema bucal cuando apenas está empezando. “Con la limpieza dental removemos todos los residuos y gérmenes que no se pueden quitar con el solo cepillado”, comentó el especialista. “La boca humana es una bomba de tiempo que puede estallar en el corazón, ya que las bacterias que se alojan en la cavidad bucal tienen alta preferencia por el músculo cardíaco y pueden provocar una endocarditis”, agregó el especialista.

Al respecto, la odontóloga Meetzi Moreno indicó que para remover el sarro de los dientes, así como para efectuar otros procedimientos más complejos, la tecnología láser es un auxiliar con la que se requiere menos tiempo y no genera dolor. Por ejemplo: para remover las caries ya no se usa la turbina (la popularmente conocida como “fresa”), sino que con láser se elimina el problema y sin la necesidad de suministrar anestesia. De igual forma, la limpieza dental se realiza con un instrumento que provoca microvibración, con lo que se eliminan gérmenes y restos de comida sin la necesidad de utilizar “el ganchito” que llegaba a lastimar la encía.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, Viridiana hoy se encuentra en las últimas etapas de reconstrucción de la mandíbula con lo que podrá recuperar su rostro y también la autoestima. Este proceso doloroso que vivió la menor, pudo haber sido evitado con medidas de higiene básicas y, tomando en cuenta lo frecuente que es la ausencia de esta prevención, la especialista Norma Villanueva apuntó que cualquier proceso infeccioso en la boca que tenga más de tres días es motivo de consulta urgente con el odontólogo.

Imprimir