Espectáculos

La delegación latina en busca de la gloria de los Grammy

Luis Fonsi, Daddy Yankee y su “Despacito”, tienen los reflectores en algunas categorías principales; también compiten mexicanos como Natalia Lafourcade, La Santa Cecilia, Julión Álvarez, Aida Cuevas y La Banda el Recodo

“Despacito” es el primer tema en español en competir a Mejor Canción desde “La bamba” hace 30 años..

Cuando era apenas un pequeño, Luis Alfonso daba señales de su gusto por cantar. Su mamá recuerda constantemente que cuando tenía tres años, trataba de imitar las canciones del grupo de pop Menudo. Hoy, ese chico puertorriqueño que fue parte del Coro de Niños de San Juan, que cantaba en fiestas escolares en su adolescencia con su banda Big Guys y que a los 20 años decidió adoptar el nombre artístico de Luis Fonsi, para tener una carrera llena de altibajos, hoy es uno de los personajes más importantes de la música.

En el 2009, tuvo su primera nominación a los Premios Grammy, la máxima entrega de reconocimientos musicales en el mundo que es entregada por la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos. En esa ocasión aspiraba a ser reconocido por su álbum Palabras del silencio, en la categoría de Mejor Interpretación Pop Latino, que probablemente había sido el mayor logro en su historia.

La noche de este domingo, durante la celebración de la edición 60 de los Grammy, Fonsi y su colega Daddy Yankee podrían hacer historia si su hit “Despacito” se corona como Mejor Canción o Grabación. De hecho, el lugar en la historia ya lo tiene, pues es el primer tema en español en competir en una categoría reina desde “La bamba” de Ritchie Valens, hace 30 años.

El éxito de Fonsi y Daddy Yankee, en su versión remix con Justin Bieber, está nominado en tres categorías principales,  además de las mencionadas está el de Mejor Interpretación Pop de un Dúo o Grupo. Además los astros boricuas se subirán al escenario durante la gala en el Madison Square Garden para cantarlo en vivo, acompañados por la ex Miss Universo boricua Zuleyka Rivera, protagonista de su video (el más visto en la historia de YouTube).

“Cerramos un año de muchas emociones, de nuevas oportunidades, de mucho crecimiento en lo personal, en lo profesional, celebrando la evolución de la música latina y celebrando el hecho de que el mundo entero está cantando en español una canción que nació de una idea con una guitarra, con un cuatro puertorriqueño, a la que se sumó mucha gente importante como Daddy Yankee y todos los músicos y productores involucrados”, dijo Fonsi, apenas hace un par de días en la Ciudad de México.

La incursión de “Despacito” llama la atención sobre todo porque se habla de la fiesta más grande de la música. Será una noche en que tiene la posibilidad la música realizada por negros después de muchos años, ya que el hip hop y el r&b serán los sonidos predominantes de la velada, a tono con la escalada de la Black American Music a nivel global.

Los raperos Jay-Z y Kendrick Lamar, junto al cantante Bruno Mars, aparecen como los grandes favoritos. De hecho, la única artista blanca que compite como mejor álbum del año es Lorde con Melodrama. Aunque las probabilidades de que sea un afroamericano el ganador después de 10 años son altas, nada está dicho hasta último momento. En casos pasados, Beyoncé perdió sorpresivamente contra Adele y Beck, mientras que Lamar vio cómo la estatuilla por la que competía gracias al fabuloso To Pimp A Butterfly se iba a manos de Taylor Swift.

Es contra los favoritos de la noche que también compite Luis Fonsi y su “Despacito”. El hit que ya triunfó en noviembre en los Grammy Latinos y que desbancó a “Sorry” del propio Bieber como la canción más reproducida de la historia en streaming, compite con “The Story of O.J.”, de Jay-Z; “24K Magic”, de Bruno Mars; “Humble”, de Kendrick Lamar y “Redbone”, de Childish Gambino como Mejor Grabación del Año. El título de Mejor Canción se lo disputa con “4:44”, de Jay-Z; “Issues”, de Julia Michaels, “1-800-273-8255”, de Logic y “That’s What I Like”, de Mars.

Pero la de Fonsi no es la única música latina presente en la competencia. El premio al Mejor Álbum Latino se lo disputan los colombianos Juanes (Mis planes son amarte) y Shakira (El Dorado), la mexicana Natalia Lafourcade (Musas), el cantautor cubano Alex Cuba (Lo único constante) y el grupo mexicano La Santa Cecilia (Amar Y Vivir En Vivo Desde La Ciudad De México, 2017).

Para el rock latino, el panorama no es muy alentador. Han pasado 20 años desde que Los Fabulosos Cadillacs ganaron el Grammy al Mejor Álbum de Rock Latino por Fabuloso Calavera, que se impuso a las bandas mexicanas Molotov y Café Tacvba, pero la popularidad de reguetón en el nuevo milenio ha cambiado las reglas del juego; en 2010, cuando fueron nominados por La luz del ritmo, la categoría había ampliado sus márgenes a Mejor Disco de Rock, Alternativo o Urbano y perdieron contra Calle 13.

Este año, el premio se lo disputan el uruguayo Jorge Drexler (Salvavidas de hielo), los venezolanos Los Amigos Invisibles (El Paradise) y C4 Trío & Desorden Público (Pa’Fuera), el puertorriqueño Residente (Residente) y los colombianos Bomba Estéreo (Ayo).

Los Grammy incluyen también una categoría al Mejor Álbum Regional Mexicano o Texano, al que están nominados Momentos, de Alex Campos; Zapateando en el norte (varios); Ayer y hoy, de La Banda El Recodo De Cruz Lizárraga; Arriero somos, de Aida Cuevas y Ni diablo ni santo, de Julión Álvarez y Su Norteño Banda (quien llega con la polémica en su espalda por la acusación en su contra de lavado de dinero).

La presencia latina se completa con la cubana Albita, los Doug Beavers (Titanes del Trombón), el colombiano Silvestre Dangond, el panameño Rubén Blades o el cantaor español de flamenco Diego El Cigala, que se disputan el Mejor Álbum Latino-Tropical. Otro guitarrista flamenco, Vicente Amigo, está nominado en la categoría de Mejor Álbum de Música del Mundo, junto a su compatriota Buika, entre otros.

La fiesta musical se realizará esta noche y los latinos están a la expectativa de consagrarse, la apertura a la comunidad se ha dado esporádicamente aunque posiblemente también se trate de una ceremonia muy similar a aquella en la que Los Fabulosos Cadillacs ganaron y Vicentico terminaba sus agradecimientos haciendo chistes en español y rematando: “Total no entienden nada”.

 

Imprimir