Mundo

Evo, como Fidel y Chávez, ignora la Constitución para aferrarse al poder

Discípulo. La Carta Magna de Bolivia, que el propio Morales suscribió en 2009, sólo permite a las autoridades una reelección consecutiva y es el propio gobernante el que ha violado las propias leyes de su país

Fidel Castro, flanqueado por sus discípulos Hugo Chávez y Evo Morales.

Siguiendo los pasos de su maestro el líder cubano Fidel Castro y manteniendo el postulado socialista del venezolano Hugo Chávez (ambos fallecidos), Evo Morales, quien lleva 12 años como jefe de Estado en Bolivia, busca mantenerse en el poder el tiempo que le convenga, ignorando la no reelección más allá de dos mandatos como establece la Constitución o mostrando indiferencia a la decisión de la ciudadanía que dijo “No” a otra participación electoral en un referéndum. Con amigos en entes del gobierno, el líder cocalero busca perpetuarse en el poder y por lo pronto ya va por su cuarto mandato en el 2019.

Tal y como hicieron los líderes cubano y venezolano en sus respectivas naciones, al manipular las instituciones de sus regímenes para anular a la oposición, aplicando la ley mordaza a medios de comunicación que no comulgaban con sus ideales y creando grupos populares afines a sus planes de gobierno, Evo no es la excepción y ha mostrado que, a pesar de tener orígenes indígenas y haber hecho cosas importantes por su país, no quiere alejarse de las mieles del poder.

El mandatario boliviano y también líder cocalero, cumplió el pasado 22 de enero 12 años como gobernante, pero a diferencia de sus tres periodos anteriores, su imagen ha caído frente a sus ciudadanos que, en una gran mayoría, no sólo critican su proceder por querer emular a Fidel Castro y a Hugo Chávez, sino que rechazan su intención de buscar la Presidencia por cuarta vez en el 2019, después de que el Tribunal Constitucional suspendiera la restricción que establece la Carta Magna y que se lo impedía.

TRANSGRESIÓN. La Carta Magna de Bolivia, que el propio Morales suscribió en 2009, sólo permite a las autoridades una reelección consecutiva y es el propio gobernante el que ha violado las propias leyes de su país.

De acuerdo con una encuesta publicada por el periódico boliviano El Deber sobre las intenciones de Evo por buscar otro mandato, el 70 por ciento de los bolivianos entrevistados rechaza que el Supremo haya suspendido el 28 de noviembre del 2017 la restricción en que la Constitución ordena no más de tres mandatos.

El sondeo del rotativo refiere también que antes y después del fallo del Supremo, la aprobación a la administración del líder cocalero en las cuatro principales ciudades del país (La Paz, Santa Cruz de la Sierra, El Alto y Cochabamba) cayó en 24 puntos porcentuales, del 58 por ciento al 34 por ciento.

A esta encuesta se suma la postura del principal ejecutivo de la Central Obrera de Bolivia (COB), Guido Mitma —organización que ha sido clave para que se mantenga en el poder—, quien aseguró el pasado 12 de enero a medios locales, entre ellos los periódicos El Diario y La Razón, que la imagen del presidente Evo Morales está en caída libre a nivel internacional, por su intención de eternizarse en el poder, desconocer los resultados del referendo del 21 de febrero del 2016 (en el que la ciudadanía dijo “NO a otro mandato) e imponer un Código Penal que ha levantado el rechazo en todo el país por vulnerar los derechos constitucionales.

IMAGEN. “La imagen de Evo lamentablemente está en descenso a nivel internacional porque se está llegando a pisotear los derechos constitucionales, se quiere penalizar la libertad de expresión (silenciar a la prensa) y prohibir las protestas y más con su desconocimiento al voto popular, por eso el pueblo se está levantando para exigir el respeto a la democracia”, aseguró.

Otro aliado de Evo que se ha convertido en su crítico y opositor y que no ve con buenos ojos que el mandatario quiera aferrarse al poder es el líder indígena Felipe Quispe —que lideró la rebelión que derribó al gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada—, quien con Evo Morales compartía los mismos ideales. Pero en los últimos años Quispe ha acusado a Evo de ser “neoliberal” y “vende patria” por quererse perpetuar en el cargo y terminar con la democracia.

De acuerdo con el periódico boliviano El Día y el chileno La Tercera, Quispe reprueba la decisión del Tribunal Constitucional (TC) que habilitó a Evo a presentarse para un cuarto mandato consecutivo en 2019. Esto, a pesar de que en febrero de 2016 perdió con un 51.3 por ciento un plebiscito para modificar un artículo de la Carta Magna que le permitiría optar a una tercera reelección.

Tras el fallo del Tribunal no han cesado las manifestaciones de estudiantes, obreros y ciudadanía en varias ciudades del país para reprobar la decisión que habilita la candidatura para la reelección de Evo Morales, pese a su derrota en las urnas sobre este asunto el 21 de febrero de 2016 en un referéndum.

“¡Bolivia dijo No, Bolivia dijo No!”, gritaron miles de jóvenes movilizados en las calles de Santa Cruz en señal de resistencia a la decisión del Tribunal. “¡Esto no es Venezuela, carajo!”.

De ganar los comicios, el mandatario se mantendrá en el poder hasta el 2025, completando 19 años en el Palacio Quemado, siguiendo los pasos de Fidel Castro, que gobernó 49 años en Cuba, entre 1959 y el 2008, y los 14 años de Hugo Chávez en Venezuela, entre 1999 y 2013.

RECHAZO. Al rechazo se unió el líder opositor Samuel Doria Medina, quien comparó la situación de Bolivia con la de Venezuela y a Evo con el dictador Nicolás Maduro, quien se ha encargado de anular a la oposición para tener camino libre hacia otra fraudulenta reelección. “Están en el mismo camino, sólo les interesa eternizarse en el poder, no les importa si destruyen sus países, son los golpistas de hoy”, aseguró.

Evo, según medios internacionales como las cadenas CNN y la británica BBC, adoptó como una copia fiel el manipulado sistema político que impuso Hugo Chávez en Venezuela y que ahora aplica Maduro, para mantenerse eternamente en el poder.

Evo llegó al poder en 2006 y en octubre de 2015 se convirtió en el presidente que más ha gobernado Bolivia, superando a Andrés de Santa Cruz (1929-1939). A pesar de que la Constitución establece que sólo puede haber una reelección, Evo fue reelecto en 2009 y también en 2014, luego de que el Tribunal Constitucional falló a su favor para que pueda presentarse bajo el argumento de que Bolivia fue refundada en 2009 con una nueva Carta Magna impulsada por el propio Evo Morales.

Imprimir