¿Habrá sorpresas en la próxima elección? - Maria Elena Álvarez de Vicencio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 28 de Enero, 2018
¿Habrá sorpresas en la próxima elección? | La Crónica de Hoy

¿Habrá sorpresas en la próxima elección?

Maria Elena Álvarez de Vicencio

Sin duda que habrá sorpresas en el 2018. Una de ellas puede suceder por las novedosas alianzas que han hecho los partidos y que han causado algunos desconciertos entre sus miembros y en la ciudadanía. No se pueden predecir las reacciones, ya sea porque no se entienden o porque no están de acuerdo con ellas. Los resultados que se obtengan darán la razón a quienes confiaron en ellas, o harán modificar sus criterios a quienes se opusieron y viceversa. Son tiempos nuevos, ya se verá si los cambios fueron favorables o todo lo contrario.

La legitimidad del proceso sigue siendo una preocupación, Norbero Bobbio la define como “el atributo del Estado que consiste en que la existencia de una parte relevante de la población, con un grado de consenso tal, asegura la obediencia sin que sea necesario, salvo en casos marginales, recurrir a la fuerza”.

El riesgo es que con los numerosos candidatos que competirán por la Presidencia de la República, el ganador no sea electo por una mayoría y quienes no votaron por él, no esté dispuesta a reconocerlo. Para evitar esto  existe la segunda vuelta.

Otro requisito para asegurar la legitimidad es que el triunfador hubiere respetado todas las normas durante el proceso electoral y que haya conformado su gobierno de acuerdo con lo que marca la ley. Ese doble cumplimiento le dará el derecho a mandar y a ser considerado legítimo.

Existe además un poder personal o carismático que se sustenta en las cualidades personales del triunfador. Sin embargo, este aspecto es efímero ya que la legitimidad real se fortalece cuando las políticas públicas responden a las necesidades y demandas de la ciudadanía. Los grupos que consideren que sus peticiones no han sido atendidas se pueden convertir en movimientos cuestionadores de esa legitimidad.

Otro elemento a considerar es la oposición derrotada que finalmente pudiera aceptar al nuevo régimen, pero su expectativa de transformarse en gobierno no desaparece y su comportamiento pudiera ser obstáculo directo o encubierto.

En México hay otra circunstancia que no ayuda a la gobernabilidad; es el hecho de que el nuevo gobernante integra su gabinete sólo con personas de su propio partido. Últimamente ya ha empezado a cambiar esto en algunos estados pero la ciudadanía todavía no ve con simpatía que la oposición colabore con el gobierno ganador. Esto tendrá que ir cambiando; el primer paso lo debe dar el gobernante, teniendo claro que debe gobernar para todos, sin distingos de partido y tratando de la misma forma a los suyos y a los que se le oponen.

La oposición a su vez tendrá que cambiar sus prácticas para sentirse cómoda con los gobernantes que no son de su partido, pero que fueron electos bajo un estricto cumplimiento de las normas electorales. Vigilará que  las acciones que ejecuta como gobernante se apeguen a derecho y respondan a las demandas ciudadanas. Su  comportamiento habrá de ser siempre de vigilancia pero con civilidad democrática.

Otra sorpresa que puede darnos la elección será el triunfo de muchas mujeres, habrá candidaturas, no solo para el Legislativo sino para el Ejecutivo Federal y Municipal. Acaba de anunciarse la candidatura de Martha Erika Alonso Hidalgo, esposa del ex Gobernador de Puebla. ¡Enhorabuena! Esperamos que no aparezcan voces diciendo que se trata de la reelección de su esposo, que quiere gobernar a través de ella, o que no tiene experiencia etc. Es tiempo ya que a las mujeres se les reconozca por ellas mismas, sin considerar que “por naturaleza no pueden ser capaces” para puestos que antes solo desempeñaban los varones. En muchos países lo están demostrando, México no puede ser la excepción.

Doctora en Ciencias Políticas

melenavicencio@hotmail.com

Imprimir

Comentarios