Tláhuac: Nerviosismo entre vecinos, comerciantes… y Claudia Sheinbaum | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 28 de Enero, 2018

Tláhuac: Nerviosismo entre vecinos, comerciantes… y Claudia Sheinbaum

Tláhuac: Nerviosismo entre vecinos, comerciantes… y Claudia Sheinbaum | La Crónica de Hoy
La Marina continúa patrullando la delegación Tláhuac.

La colonia Santa Ana Poniente —delegación Tláhuac—, donde vivía El Peque o El Richi, sobrino del capo Felipe de Jesús Pérez Luna, se encuentra tranquila, “pero entre comillas”, porque según habitantes la presencia de la Marina y el Ejército pone de nervios a cualquiera, “aunque no tengamos nada qué ver con la maña”.

Ayer Crónica recorrió la zona donde operaba Ricardo Ferro Pérez, quien se había convertido en el líder absoluto del Cártel de Tláhuac tras el abatimiento de El Ojos.

Al llegar a la zona, ubicada al oriente de la Ciudad de México, el ambiente se percibió tranquilo. Había gente en las calles, pero también grupos de policías y militares rondando las manzanas de esa demarcación.

Y, a pesar de que los vecinos prefieren no salir de sus casas, algunos mirones se acercaban a asomarse a la puerta, asegurada con una cadena y candado, donde supuestamente tenía su centro de operaciones El Peque.

Los mototaxis continuaban ofreciendo el servicio de transporte como si no hubiera ocurrido nada en esa zona; incluso de inmediato se deslindaron de los nexos con el cártel, ése para el que meses antes repartían droga arriba de sus mototaxis.

“Nosotros ya no tenemos nada que ver con eso, mataron a El Ojos y ahí se acabó”.

Es lo que dicen. Sin embargo saben muy bien dónde vivía el sobrino, “pero no lo conocemos”, dijo nervioso un mototaxi que circulaba por la zona y que casi no quería platicar del tema.

Lo que sí indicó, y en forma molesta, es que con la entrada de la Marina nuevamente a las calles de Tláhuac, perderán a su clientela y sus ganancias.

Y es que no solamente los mototaxistas ven mermadas sus ganancias, también comerciantes y ambulantes.

“Ver otra vez a los militares en nuestras calles quiere decir que empezarán a hacer operativos, a detenernos y dejarnos sin comer; la gente que nada más viene de morbosa nos ve como si fuéramos personas de lo peor y pensábamos que este tema ya había quedado olvidado”, comentaron locatarios cercanos a la casa donde perdió la vida El Richi.

La gente de los locales más alejados solo se asoma para ver quiénes pasan; y si son los de la Marina se meten cual rayo.

“Las cosas están tranquilas, pero mientras ellos estén aquí estaremos cerrando temprano porque no sabemos de qué sean capaces o no nos vayan a culpar de hacer cosas que no”, comentó una mujer.

Vecinos del lugar también explicaron que desconocían que alguien perteneciente al Cártel de Tláhuac vivía en el lugar, pues sólo veían que entraban y salían motocicletas pero jamás causaron algún problema o se metieron con ellos.

“No sabíamos nada y no se metían con nadie, pensábamos que el tema del supuesto narco El Ojos ya había acabado”, detallaron.

ENOJO POR OLVIDO. Los vecinos de la colonia La Conchita y alrededores dijeron estar enojados con Rigoberto Salgado, jefe delegacional de la demarcación y la candidata morenista a la Jefatura de Gobierno, Claudia Sheinbaum pues “nada más se enteraron que otra vez mataron a alguien del cártel y otra vez desaparecieron”.

De acuerdo con los habitantes, la precandidata tendría el día de ayer una reunión con ellos pero al saber sobre el sobrino de El Ojos, no lo dudó y decidió no pisar la delegación.

“Ni nos avisó, sólo nos dejó plantados al igual que Salgado, aunque ya nos estamos acostumbrando porque así ha sido desde que lo culparon de tener nexos con ellos”, explicaron.

Imprimir