Xochimilco. Nadie cumple

Juan Manuel Asai

¿Si la democracia no sirve para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, entonces, para qué sirve?

Avelino Méndez y Rigoberto Salgado, ambos de Morena, ganaron la elección de delegados políticos en Xochimilco y Tláhuac, respectivamente, porque la gente estaba harta de los malos gobiernos del PRD. Ellos, los del PRD, ganaron en su momento porque los ciudadanos estaban hartos de los malos gobiernos del PRI. ¿Qué opción tienen los ciudadanos que hoy están hartos del pésimo desempeño de Avelino y Rigoberto?

Una democracia ineficaz es la forma más cruel de defraudar a los ciudadanos, porque crea expectativas de una mejor vida que no se cumplen sin importar qué partido accede al poder. Xochimilco y Tláhuac son los ejemplos de este texto, pero casos similares se multiplican por el país.

Claudia Sheinbaum, candidata de Morena al gobierno de la Ciudad de México, fue a Xochimilco a culpar al gobierno central de la Ciudad de México y al gobierno federal de incumplir sus responsabilidades con los damnificados del gran sismo del 19 de septiembre. También fue a Tláhuac, casi al mismo tiempo en que la Marina Armada liquidaba a Ricardo Ferro, sobrino de El Ojos, y que era el nuevo jefe de la banda del crimen organizado que opera en esa demarcación.

Ambas delegaciones son gobernadas por Morena. Avelino Méndez y Rigoberto Salgado, los delegados, han sido repudiados de manera explícita por la población, a pesar de lo cual Claudia no consideró necesario hacer un ejercicio de autocrítica, ni siquiera leve. No se sonrojó, no le dio ni tantita pena pedir el voto para su movimiento a pesar de que el entorno grita, a quien quiera escucharlo, que en esas demarcaciones hay un desgobierno que les ha salido muy caro a los pobladores.

El fuerte temblor del 19 de septiembre, puso al descubierto la estatura política de ambos delegados, que equivale a cero. Se esmeran en la grilla, eso no se discute. Se les vio muchas veces cerca de Claudia y Martí Batres, echándole montón a Ricardo Monreal. Pero la grilla y la vocación de servicio público son dos cosas diferentes, casi antagónicas. Me tocó presenciar cómo Avelino cambió una fiesta del Día del Maestro en un mitin a favor de la CNTE y en contra de la reforma educativa. Eso se le da. Cosas como los servicios públicos le tienen sin cuidado. Igual y porque no dan réditos políticos.

El temblor empeoró las cosas que ya estaban mal desde antes del sismo. Entre los daños más visibles están los caminos para subir y bajar desde Nativitas hasta Tulyehualco. No crea el lector que se trata de una obra magna, nada de eso. Son caminos de dos sentidos, que siguen sin funcionar a pesar del daño que esto causa a miles y miles de familias. Lo que más enoja a la gente es que las autoridades se echan la bolita. Tratan de lavarse las manos a pesar de que están manchadas de lodo.

El caso de Tláhuac es, acaso, más nocivo. Ahí hay señalamientos graves de que autoridades delegacionales, Salgado y sus parientes, han estado vendiendo protección a una banda criminal muy peligrosa que era comandada por El Ojos y después por Ferro, ambos muertos por infantes de Marina. A pesar de lo cual López Obrador y Sheinbaum lo siguen apoyando como si nada. No le piden cuentas. Proteger a la mafia es un delito muy grave. En cualquier momento se expondrán las pruebas. ¿Qué harán?

¿Si la democracia no sirve para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, para qué sirve?

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios