Mundo

El Kremlin dice que las protestas no representan una amenaza para Putin

El Kremlin aseguró que hoy que las acciones de protesta como las organizadas ayer por el dirigente opositor Alexéi Navalni en un centenar de ciudades de Rusia no representan ninguna amenaza para el liderazgo "absoluto" del presidente ruso, Vladímir Putin.

"No", respondió categórico el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, al ser preguntado por la prensa acerca de si las manifestaciones convocadas por Navalni suponen una amenaza política para Putin, quien buscará la reelección en los comicios del 18 de marzo próximo.

El portavoz explicó que "cuesta creer que alguien pueda poner en duda que Putin es el líder absoluto para la opinión pública, el líder del Olimpo político, con quien en esta etapa difícilmente alguien pueda competir".

El presidente ruso, recalcó, "ha demostrado su indiscutible liderazgo en numerosas ocasiones y continúa demostrándolo".

Al referirse a los mítines opositores, Peskov insistió en la importancia de que "se respete la legalidad y se garantice la seguridad y el orden público".

Sobre la jornada de ayer, el portavoz indicó que algunas de las manifestaciones se celebraron conforme a la ley, pues contaban con autorización, mientras que otras, no.

Cerca de 350 personas fueron detenidas en varias ciudades de Rusia por alentar o participar en las manifestaciones convocadas por Navalni en favor del boicot a las elecciones presidenciales, según datos del medio OVD-Info.

El propio Navalni fue detenido en el centro de Moscú cuando se aprestaba a participar en un mitin no autorizado, pero horas más tarde fue puesto en libertad.

"Hemos demostrado que no toda Rusia está dispuesta a renunciar a las elecciones (de verdad) y a resignarse a una monarquía. Somos muchos y haremos que se nos tome en cuenta", escribió el líder opositor en Twitter.

Navalni convocó las manifestaciones después de que todas las instancias judiciales de Rusia confirmaran la prohibición de que concurra como candidato a las presidenciales de marzo, con el argumento de que posee antecedentes penales.

El dirigente opositor, famoso por sus denuncias de corrupción en la administración pública, ha denunciado que el caso penal por el que fue condenado fue orquestado por las autoridades precisamente para impedir su participación en las elecciones.

Las dos jornadas de protestas no autorizadas convocadas por Navalni en marzo y junio del pasado año se saldaron con centenares de manifestantes detenidos, en su mayoría en Moscú y San Petersburgo.

Imprimir