Mundo

Viorica Dancila es investida primera ministra de Rumanía

La socialdemócrata Viorica Dancila fue investida hoy nueva primera ministra de Rumanía gracias a los votos del Partido Socialdemócrata (PSD) y sus socios de coalición liberales.

Dancila logró el voto favorable de 282 diputados, mientras que 136 votaron en contra y uno se abstuvo, lo que convierte a la hasta ahora eurodiputada en la primera mujer que dirige el Gobierno del país balcánico.

"El objetivo de mi mandato es que Rumanía se encuentre en la primera mitad del ránking de las economías de la Unión Europea (UE) en 2020, de tal manera que los jóvenes no abandonen el país y aquellos que ya se marcharon deseen regresar", señaló Dancila en su discurso de investidura.

Para ello, la nueva primera ministra pretende "aumentar las inversiones en la modernización de las infraestructuras y reformar la administración y reducir la burocracia, así como incrementar los ingresos de la población".

Prometió subir el salario mínimo neto de los actuales 200 euros mensuales hasta 300 euros en 2020 y subrayó que no introducirá ningún impuesto nuevo mientras dirija el Ejecutivo.

Dancila es la tercera primera ministra de Rumanía en menos de un año, después de que el PSD forzara la dimisión de sus dos jefes de Gobierno anteriores, Sorin Grindeanu y Mihai Tudose, por desacuerdos con el líder socialdemócrata, Liviu Dragnea.

Dragnea no puede ser primer ministro debido a una inhabilitación de dos años por una condena por fraude electoral y la oposición le acusa de impulsar iniciativas legislativas que pretenden entorpecer el trabajo de la Fiscalía Anticorrupción.

Las diferencias sobre esas iniciativas estarían detrás de la dimisiones de los dos anteriores jefes de Gobierno.

Dancila, de 54 años, hizo una alusión a las advertencias de la Comisión Europea por la falta de avances en la reforma judicial en Rumanía y su preocupación por una reciente ley que podría limitar la independencia de los jueces.

Esa polémica normativa fue aprobada en diciembre pasado por el Parlamento pero debe ser todavía promulgada por el presidente rumano, Klaus Iohannis, que todavía no ha confirmado si la ratificará.

"Mientras sea primera ministra, ninguna institución ni ningún centro de poder podrá decir más al Gobierno lo que tiene que hacer", afirmó la nueva jefa del Gobierno.

En las últimas semanas se han producido varias manifestaciones multitudinarias para demandar la dimisión del Gobierno rumano por esos cambios legislativos y la oposición demanda que se convoquen nuevas elecciones.

Imprimir