Mundo

Dimite el número dos del FBI tras ataques públicos del presidente

Andrew McCabe.

El “número dos” del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos, Andrew McCabe, renunció ayer a su puesto tras recibir múltiples ataques del presidente Donald Trump. Aún así, formalmente continuará en el cuerpo del buró hasta marzo, aunque sin de­sempeñar dichas funciones.

Según fuentes citadas por EFE, McCabe ya tenía intención de jubilarse en marzo, cuando cumplirá todos los requisitos para cobrar una pensión completa.

En cualquier caso, la dimisión de McCabe llega tras los numerosos ataques que le ha lanzado Trump en las últimas semanas por las donaciones que su esposa, Jill McCabe, recibió cuando en 2015 se presentó como demócrata al Senado estatal de Virginia.

McCabe recibió fondos del gobernador demócrata de Virginia, Terry McAuliffe, muy cercano a ­Bill Clinton; esto, a la vez que su marido, Andrew, lideraba la investigación contra la exsecretaria de Estado Hillary Clinton. Por esto, Trump llegó a acusar al ahora dimisionario de ser un “títere” de los Clinton.

Además, según The Washington Post, Trump preguntó en mayo a McCabe por quién votó en las elecciones de 2016. El presidente aseguró el miércoles no recordar si preguntó eso.

En cualquier caso, a nadie le pasa desapercibido que McCabe era la mano derecha de James Comey, el exdirector del FBI destituido por Trump por negarse a abandonar la investigación de la trama rusa.

Medios estadunidenses publicaron este mes que el actual director del Buró, Christopher Wray habría amenazado con dimitir por las presuntas presiones hacia McCabe. La Casa Blanca aseguró ayer que ningún miembro del gobierno ha tenido nada que ver con la renuncia.

Imprimir