Deportes

En Superbowls en clima frío domina la NFC

Aunque la NFL casi siempre busca ciudades con clima templado para albergar el SuperBowl, lo que ofrece paridad a los equipos que llegan al partido, por quinta ocasión en la historia, el juego se disputará en el clima gélido de Minneápolis, aunque tanto Filadelfia como Nueva Inglaterra están habituados al frío de sus ciudades.

La edición LII del Supertazón se jugará al noroeste de la Unión Americana y aunque el estadio US Bank es techado, según los reportes meteorológicos el próximo 4 de febrero se pronostica una tormenta de nieve y temperaturas que oscilarán entre -9 y -17 grados centígrados, factores que padecerán más los aficionados que los propios equipos.

En los otros cuatro SuperBowls que se han jugado en climas helados, en tres ocasiones los representantes de la Conferencia Nacional (NFC) han salido con la victoria, mientras que solamente una vez el equipo de la Conferencia Americana (AFC) logró conseguir el triunfo.

No obstante, los Patriotas acostumbrados al clima frío que prevalece en Boston no tendrán ningún problema para afrontar este factor extra para el partido, incluso el entrenador en jefe de Nueva Inglaterra, Bill Belichick sacó a sus jugadores a entrenar en plena nevada, previo al duelo donde vencieron a los Jaguares de Jacksonville por el título de la AFC.

La rivalidad entre conferencias en el SuperBowl actualmente es ligeramente dominada por la NFC con ventaja de 26 triunfos por 25 victorias de los de la AFC y aunque los Patriotas son favoritos por 5.5 puntos en las apuestas en Las Vegas, las Águilas podrían dar la sorpresa, ya que también están habituados al gélido clima de Pensylvania.

La primera ocasión que se jugó un SuperBowl en clima frío fue en Michigan, cuando en el Pontiac Silverdome en 1982, en la edición XVI, los 49ers de San Francisco se impusieron  26-21 a los Bengalies de Cincinnati.

Diez años después, el gran juego volvió a la tundra de Minneápolis el 26 de enero 1992, donde en el antiguo Metrodome, antigua casa de los Vikingos de Minnesota, los Pieles Rojas de Washington derrotaron 37-24 a los Bills de Búfalo.

Tuvieron que pasar 13 años para que Michigan recibiera nuevamente el SuperTazón XL, el cual se jugó en el Ford Field de Detroit en febrero del 2005, partido recordado como el único que pudo ganar el representante de la AFC, ya que los Acereros de Pittsburgh derrotaron 21-10 a los Halcones Marinos de Seattle. 

Seattle tuvo su revancha en la edición XLVIII, cuando los Halcones Marinos  regresaron al gran juego y apalearon a los Broncos de Denver por 43-8 para adjudicarse el trofeo Vince Lombardi en el estadio MetLife de East Rutherford, Nueva Jersey.

La tercera es la vencida para Águilas en Súper Tazón LII. Las Águilas de Filadelfia buscarán obtener el Super Tazón LII ante Patriotas de Nueva Inglaterra, en lo que será su tercera oportunidad en la historia de la franquicia, después de perder en las ediciones de 1980 y 2004, ésta última ante los Pats..

Por ello, para las Águilas será una revancha medirse otra vez a Nueva Inglaterra el próximo domingo 4 de febrero en el estadio US Bank en Minneapolis, Minnesota, casa de Vikingos, después de caer 21-24 en el Super Bowl XXXIX que se disputó en Jacksonville, Florida, el 6 de febrero de 2005.

Filadelfia, dirigido por el entrenador en jefe de segundo año Doug Pederson, empató esta campaña un récord de la franquicia con 13 victorias y tres derrotas en temporada regular (2004) y obtuvo el número uno en la Conferencia Nacional (NFC), por cuarta vez desde 2002.

“Es una tremenda sensación estar en el SuperBowl. Me encanta entrenar a este equipo, a estos jugadores. Lo bueno es que a pesar de todas las adversidades que rodean al conjunto, no escuchan eso. Vienen a trabajar y practicar duro todos los días”, dijo Pederson.

El timonel de Filadelfia agregó, “uno de nuestros objetivos era ser campeones de la NFC y representarla en el SuperBowl. Hicimos nuestro trabajo para ir y todavía tenemos algunos asuntos pendientes por delante”.

El mariscal de campo de Filadelfia, Nick Foles, que reemplazó a Carson Wentz, es el cuarto mariscal en la era del Súper Tazón en ganar dos juegos de postemporada después de hacer tres o menos aperturas en la campaña regular.

Los otros tres quarterbacks en lograrlo son Doug Williams (Pieles Rojas, 1987), Jeff Hostetler (Gigantes, 1990) y Frank Reich (Bills, 1992). Reich actualmente es coordinador ofensivo de Filadelfia.

Águilas también cuenta con un arma importante por la vía terrestre, el corredor LeGarrette Blount, quien acumula 10 touchdowns por tierra en su carrera en postemporada, la mayor cantidad entre los jugadores activos.

También destacan los receptores Alshon Jeffery, quien tuvo dos recepciones de touchdown en el juego de campeonato de la NFC y Torrey Smith, quien añadió una recepción de touchdown en ese mismo partido.

Filadelfia tuvo seis jugadores seleccionados al Pro Bowl 2018: el guardia Brandon Brooks, el tacle defensivo Fletcher Cox, el ala cerrada Zach Ertz, el guardia Malcolm Jenkins, el linebacker Lane Johnson y el mariscal de campo Carson Wentz.

Imprimir