Programa de Desarrollo Urbano de la CDMX 2016-2030, será la suma de todas las voces

Jorge Romero Herrera

En colaboraciones anteriores me he referido ya al desarrollo urbano en la Ciudad de México como uno de los grandes retos que asumiremos en este último periodo legislativo.

La semana pasada, en el foro “Después del 19S, ¿Cómo reconstruir la Ciudad?”, en el que participó la diputada Magui Fisher, presidenta de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal; ella planteó cómo, a partir de la reconstrucción, podemos generar no sólo la seguridad —que es una prioridad— sino también una revitalización de la ciudad.

Los sismos del pasado 19 de septiembre pusieron al descubierto la enorme necesidad de acciones en materia de desarrollo urbano. Por ello, además de la atención eficiente y efectiva a las personas damnificadas y a los edificios que resultaron con afectaciones, se requiere implementar un plan de prevención para que las estructuras de la ciudad cumplan estándares que nos posibiliten estar preparados para futuros eventos, a través de una plataforma que garantice la seguridad de las construcciones actuales y futuras de la ciudad, generando un estándar de calidad y de máxima seguridad para las personas.

En este momento, en la Asamblea se encuentra en proceso el dictamen del Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México 2016-2030, enviado por el Jefe de Gobierno. Elaboramos ya las observaciones respectivas, las cuales integran esta perspectiva de seguridad, resiliencia y máxima seguridad para las personas, entre otros importantes elementos. Estas observaciones han sido resultado de diversas audiencias públicas realizadas durante varios meses, en las que participaron expertos en la materia, provenientes tanto de instituciones públicas como privadas; así como investigadores, ciudadanos y habitantes de Pueblos y Barrios Originarios.

El Programa General de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México 2016-2030, será la suma de todas las voces, ya que esta ciudad la habitamos alrededor de nueve millones de personas y es transitada por casi seis millones al día como población flotante; por ello, se requiere de un crecimiento lo más ordenado posible y sostenible. De ahí la importancia de los trabajos que se están llevado a cabo, para que los usos de suelo de la Ciudad de México tengan un nuevo criterio visionario.

La diputada Magui Fisher ha aclarado, ante vecinos y funcionarios del gobierno central, que las decisiones en materia urbana se rigen desde una perspectiva de diálogo e interés público; por lo que se niega un albazo en el dictamen que será presentado ante el Pleno de la Asamblea.

El GPPAN en esta VII Legislatura se ha caracterizado por privilegiar el diálogo y generar el consenso en todas y cada una de las acciones que impulsamos; así será nuestro actuar para avanzar en los procesos parlamentarios. Asumimos con compromiso y responsabilidad, la facultad que la Constitución nos otorga para legislar en materia de desarrollo urbano y favorecer así el entorno de los capitalinos.

Nos sumamos a lo expuesto por parte de nuestra compañera, la diputada Margarita Martínez Fisher, al rechazar las decisiones judiciales en la materia; esto no lo podemos permitir, como tampoco podemos permitir bandos autoritarios como el que emitió Andrés Manuel López Obrador en el año 2000, siendo Jefe de Gobierno.

Largo es el camino por recorrer; muchos son los retos y compromisos a cumplir; pero sin duda el primer gran paso de participación e inclusión de ideas y esfuerzos, lo hemos dado ya. Juntos, partidos políticos, expertos y organismos públicos y privados, tenemos el mismo propósito: un desarrollo urbano sostenible, acorde a la realidad urbana de la capital.

* Coordinador del GPPAN en la ALDF

* Secretario de la Comisión de Gobierno

@JorgeRoHe

Imprimir

Comentarios