Ciudad

Fugados, dos policías del caso Marco Antonio

Uno de ellos, Ricardo de la Rosa, ya se amparó contra una posible detención, lo anterior a pesar de que en estos momentos sólo son requeridos como testigos

Momento de la detención del jóven el 23 de enero

Dos de los cuatro policías del Sector Hormiga que participaron en la detención del joven Marco Antonio Sánchez están fugados. Uno de ellos ya se amparó, a pesar de que en estos momentos solo es requerido como testigo.

De acuerdo con la Procuraduría capitalina, sólo dos uniformados se encuentran detenidos y bajo investigación por la desaparición del joven estudiante de la Preparatoria Número 8.

Los otros dos declararon de forma voluntaria el jueves sobre los acontecimientos, pero después ya no se presentaron a trabajar.

Un grupo de agentes de la Secretaría de Seguridad Pública se trasladó al estado de Guerrero, bajo el convenio de colaboración con las autoridades de esa entidad, para tratar de ubicar a Ubel Mora Gallardo.

La dependencia policiaca no informó sí localizó o no al uniformado, sólo explicó, mediante una tarjeta informativa, que realizaron una diligencia de notificación de puesta a disposición del mando para mantenerlo disponible y ubicable en caso de que se requiera su presencia como testigo.

Tampoco hizo referencia de que sus elementos y uno de sus mandos fueron retenidos por más de 28 horas por pobladores de Pochotillo, en el municipio de Tecoanapa, e integrantes del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana de la Unión de Pueblos Organizados de Guerrero (autodefensas), por invadir el territorio sin avisar.

Los pobladores acusaron al superintendente de la SSP, Álvaro Sánchez, por el delito de robo de 2 mil pesos, dos tabletas y dos teléfonos celulares, así como la privación ilegal de la libertad y abuso de autoridad en perjuicio de Martha Gallardo, de 75 años, madre del policía, Ubel Mora.

Al mismo tiempo, la noche del 29 de enero, otro equipo de la SSP, realizó inspecciones en domicilios de la delegación Tláhuac con el objetivo de localizar a Ricardo de la Rosa Guzmán, quien, según fuentes de la Procuraduría, ya tramitó un amparo para evitar alguna acción judicial en su contra.

Desde el domingo pasado la dependencia policiaca tuvo conocimiento de que Ubel viajó a su pueblo y que desde el viernes pasado ya no se presentó a laborar.

VIOLARON PROTOCOLOS. El maestro en Derecho, Julio Jiménez, aseguró que las instituciones de Seguridad de la Ciudad de México no saben cómo aplicar el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

El especialista de la Universidad la Salle señaló que los policías no actuaron bajo protocolo, ya que no resguardaron al capitalino que solicitó el apoyo de los elementos de seguridad; además de que, sin previa investigación,  sometieron al joven y lo subieron a la patrulla, lo cual calificó Jiménez como privación ilegal de la libertad.

En cuanto a la fuga de los dos policías, señaló que se demuestra una vez más la falta de legalidad que hay en la capital.

Condenó los dispositivos realizados en Guerrero y Tláhuac, ya que desde la primera instancia, dijo, los cuatro uniformados debieron estar bajo arresto.

Asimismo, condenó el uso de la fuerza que aplicaron a la hora de la detención de Marco Antonio. Refirió que el testigo más importante es el amigo del estudiante de la UNAM que estaba con él a la hora de la detención, sin embargo, señaló que no le han tomado su declaración.

 

Imprimir