Los Panchos celebran 75 años: Una historia como no hay otra igual | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 30 de Enero, 2018

Los Panchos celebran 75 años: Una historia como no hay otra igual

Rafael Basurto, la última voz que compartió escenario con los integrantes originales, ofrecerá un concierto en el Teatro Metropólitan, con invitados contemporáneos

Los Panchos celebran 75 años: Una historia como no hay otra igual | La Crónica de Hoy

Corría el año de 1937 cuando el vicepresidente de la cadena NBC de Nueva York, John F. Royan, llegó a México para visitar a su amigo Emilio Azcárate, magnate de la radio en México, para llevar talento de su país a Estados Unidos. Entre los grupos contratados figuraban el guitarrista Chucho Navarro, como parte del Charro Gil y sus Caporales. Se separaron en 1942, pero Chucho Navarro decidió quedarse junto al cantante Alfredo Gil.

Ninguno de los dos era segunda voz, así que decidieron buscar una. La opción fue una cantante mexicana de nombre Esperanza, quien no duró mucho tiempo por problemas maritales, pero fue con ella que surgió la idea de nombrarse Los Panchos, luego de que ella había acordado presentarse con el nombre de Francisca, los otros dos le siguieron la broma y se nombraron Pancho y Panchito, al asociar su nombre con Pancho Villa que era conocido en Estados Unidos. A la salida de Esperanza, Alfredo pensó en incluir al puertorriqueño Hernando, a quien encontró en un centro nocturno de la Calle 47 de Nueva York.

Así surgió la alineación inmortal de Los Panchos. En 1944 la agrupación se inició oficialmente en la música, al presentarse en el Hispanic Theatre de Nueva York interpretando música ranchera mexicana, lo que pronto los llevó a grabar su primer disco, titulado Mexicantos, con siete temas de música mexicana y el bolero “Hasta mañana”, el mismo que les abrió las puertas hacia este género musical con el cual se les identifica en todo el mundo.

“El popular trío de cantantes mexicanos Los tres Panchos (sic), que se han presentado por primera vez en este teatro el viernes pasado, supieron captarse las simpatías del público con sus bonitas y bien interpretadas canciones típicas de su país”, se leyó en un diario neoyorkino el 10 de julio de 1944.

En sus orígenes cantaban con orquestas el repertorio tradicional mexicano, hasta que encontraron su estilo en el bolero elegantemente dicho por tres voces e instrumentado con dos guitarras y un requinto. Se basaban en los grandes autores de boleros, sus ocasionales composiciones propias reflejaban delicadamente su tormentosa vida amorosa.

Chucho Navarro y Alfredo El Güero Gil, debieron nacionalizarse estadunidenses durante unos años y enfrentarse a la posibilidad de luchar en la Segunda Guerra Mundial. En 1949 vino la consagración definitiva de Los Panchos al grabar la bicoca de 36 canciones que fueron grandes éxitos y actuar en 16 películas, lo que constituyó toda una proeza sin precedente.

Su leyenda se ha prolongado por décadas. Entre momentos polémicos y glorias musicales se desarrolló su historia. De hecho, la revista Rolling Stone tuvo un artículo sobre ellos con el titular: El grupo más ‘killer’ del siglo XX fue Los Panchos: “Hubo una época turbulenta en que fuimos comparables a los Stones”, dijo Rafael Basurto, el heredero de las glorias del famoso trío, el cual tomó las riendas del legado en 1992.

Basurto se unió a dos de sus tres fundadores en 1976 para llevar al trío a su cenit. “Me toca a mí contar las grandezas junto a sus miserias. Compartí con dos de los fundadores Alfredo Gil, el Güero, y Chucho Navarro, 16 años de actuaciones, fama, felicidades, escándalos, miserias”, dijo Basurto en alguna ocasión sobre esa agrupación que llegó a cantarle a reyes, emperadores y presidentes, desde el emperador Hiro Hito al Rey Juan Carlos.

Rafael Basurto salió de Los Panchos en 1992 y formó su propia marca, La última voz de Los Panchos. Por su parte, el hijo de Gabriel Vargas, último requinto de la banda, siguió por su lado liderando un trío con el tradicional nombre. Para acabar de enredar el asunto, el hijo de Chucho Navarro también fue el rostro visible de una tercera rama.

“Somos de esta generación y continuamos con el legado histórico del trío Los Panchos festejando sus 75 años. Recordando lo grandioso que hicieron. El bolero continúa, es lo que tratamos de mantener: el romanticismo sano y puro en toda nuestra gente”, expresó Gabi Vargas, requinto de la agrupación, en una conferencia de prensa realizada en la Ciudad de México.

El éxito de esta agrupación ha estado vigente desde hace 75 años y lo festejarán con un concierto en el Teatro Metropólitan el próximo 4 de febrero, donde las audiencias más arraigadas escucharán las canciones que han inmortalizado a la agrupación, y buscarán atraer a nuevos escuchas con la participación de artistas de la escena musical actual, fusionando las canciones de Los panchos con distintos géneros como el rock, los Urban Beats o el pop.

Gabriel Vargas también recordó que ellos fueron los pioneros en grabar un álbum con voces de estrellas post mortem, como sucedió con Javier Solís en 1970, ya que, con ayuda de la tecnología de audio, fueron convocados a un estudio de grabación para acoplar sus voces y guitarras y los sonidos de mariachis a la voz de Javier Solís en un álbum denominado Dos ídolos cantando juntos.

 “Sin ti”, “Luna lunera”, “Sabor a mí”, “Rayito de luna”, “Perfidia”, “Bésame mucho”, “Reloj”, “Quizás, quizás, quizás”, son algunos de los éxitos por los que son reconocidos a todo lo largo y ancho del globo, así como por su intervención en más de cincuenta películas a lo largo de su historia, como Arrabalera.

En su trayectoría fueron testigos y responsables de incontables historias de amor. Una pareja dijo que se conoció cuando ­inauguraron un teatro en Galicia. “Se casaron, se divorciaron y cada uno se fue por su lado. Al cabo de unos años volvimos al mismo teatro y se reencontraron y se volvieron a unir”, dijo Basurto en una entrevista antigua.

 Otra ocasión, en un restaurante en Buenos Aires, cuando entraron los recibieron festivos: “Preparen la mejor carne para Los Panchos”, pero el cocinero les contestó: “No. Les voy a dar lo peor porque por su culpa me casé con una mujer a la que no aguanto”.

Imprimir