Mundo

El Parlamento catalán aplaza sesión para la investidura de Puigdemont

Mientras él sigue en Bruselas, lamenta que el presidente de la Cámara no se haya atrevido a desafiar la prohibición de la juramentación a distancia y advierte que es él o nuevos comicios

Manifestantes se concentraron en los aledaños del Parlament con caretas de Puigdemont e incluso acamparon por varias horas en protesta.

El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, aplazó ayer de forma indefinida el debate de investidura del candidato a presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, que debía celebrarse ayer, hasta que se cumplan “las garantías democráticas” para la elección, según argumentó.

Esta investidura sigue a las elecciones regionales celebradas el 21 de diciembre, en las que se proclamó vencedor el partido unionista liberal Ciudadanos, pero en las que las formaciones independentistas Partit Demòcrata, al que pertenece Puigdemont, y Esquerra Republicana (ERC), sumaron más escaños por separado, y aspiran a formar gobierno.

Sin embargo, Puigdemont permanece en Bruselas, Bélgica, desde finales de octubre de 2017, cuando se marchó tras proclamar de manera unilateral la independencia de Cataluña, hecho por el que está imputado por España por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos.

El sábado, el Tribunal Constitucional español (TC) rechazó una solicitud presentada por el gobierno español, que pretendía prohibir que Puigdemont sea siquiera candidato a presidente, pero sí suspendió cautelarmente la opción de que fuera investido sin estar presente en el Parlamento, opción que habían planteado las formaciones secesionistas.

Sin embargo, si Puigdemont, destituido tras la declaración de independencia y ahora de nuevo candidato a mandatario, llega a España será inmediatamente arrestado, ya que sobre él pesa una orden de detención en el estado español.

SIN ALTERNATIVA. Torrent argumentó su decisión de aplazar ‘sine die’ la investidura argumentando que “no se dan las condiciones para asegurar una sesión de investidura efectiva, ni las garantías para el ejercicio pleno y libre de los derechos políticos del candidato”, y agregó que la medida da tiempo al TC a resolver todas las alegaciones presentadas desde el sábado.

Torrent precisó que no se plantea proponer otro candidato que no sea Puigdemont, que concentra el respaldo de las fuerzas independentistas catalanas, con 70 de los 135 escaños de la Cámara.

VIDEO EN LAS REDES. Por su parte, Carles Puigdemont reaccionó desde Bruselas, en una declaración en la que afirmó que lamenta pero respeta el aplazamiento de la sesión y advirtió  que no hay “ningún otro candidato posible” a presidente.

En el mensaje, difundido a través de las redes sociales, el destituido mandatario catalán afirmó que aceptar que “se dicten presidencias desde Madrid” sería “hipotecar para siempre los resultados electorales” en Cataluña, al tiempo que pidió mantener la “unidad” a los independentistas catalanes.

 

Imprimir