Academia

Convocan a imaginar y plasmar el futuro de la educación en el TecPrize

El concurso internacional es auspiciado por el Tecnológico de Monterrey y Universia premiará los mejores cortometrajes, cuentos y cómics. La recepción de propuestas cierra el 23 de febrero

El avance tecnológico será uno de los elementos que transformarán la educación, señala José Escamilla.

En el 2049 la educación será muy distinta a cómo se ha desarrollado a lo largo de los últimos cien años, quizá desde mucho antes. La universidad ya no será ese espacio físico que conocemos, las tareas, los grados, las habilidades, todo, se configurará en una realidad tan distinta que sólo la imaginación y creatividad podrían bosquejarlo. 

Imaginarlo, escribirlo, plasmarlo y generar una gran historia son las características del premio internacional TecPrize, que convoca a todas las personas interesadas a escribir un cuento, cortometraje o cómic como conductos. El premio para los primeros lugares: miles de dólares.  

Presentado en diciembre pasado en el Tec de Monterrey, esta iniciativa ya ha recibido alrededor de 400 trabajos de 49 países. La convocatoria del premio organizado por la institución educativa y Universia de Banco Santander, concluye el 23 de febrero.

“Hemos tenido una buena respuesta porque generar esta visión de la educación del futuro es un tema fascinante y emocionante”, señala en entrevista José Escamilla, director de TecLabs, el laboratorio de innovación educativa del Tecnológico de Monterrey. Las historias pueden emplear la ciencia ficción como eje, ya que ésta nos ha permitido generar visiones del futuro para volverlo realidad, añade.

“Los teléfonos celulares, internet, el viaje a la Luna… todo se imaginó antes de volverse realidad. La ciencia ficción es una manifestación del hombre para contar historias, una manera de transmitir conocimiento. Además, nuestros cerebros están cableados para contar historias”.

Pero el concurso no sólo se trata de generar historias fantásticas inasequibles, enfatiza, así que deberán tener mucho de ciencia además de ficción. “El TecPrize es la primera fase de un proyecto más amplio, puesto que tenemos el objetivo de cimentar las bases para lograr que las historias se transformen en algo real. No sólo queremos con esto hacer algunas mejoras a la educación, sino que sirvan para hacerla 10 veces mejor a como la conocemos hoy en día”.

Escamilla manifestó que la convocatoria del premio está abierta a todos los interesados, académicos, profesores, investigadores, niños, jóvenes… “hay quienes no se sienten identificados con el tema, pero tienen las capacidades técnicas para hacer un cómic, corto o escribir una historia de forma creativa, por lo cual es posible formar equipos para complementar habilidades”.

En el futuro, el especialista se imagina que la educación será transformada por tres elementos: los avances tecnológicos, cómo aprenderán las personas y entender mejor cómo funciona el cerebro para ello. Esto conllevará a una presión institucional en la educación que marcará cambios. “La universidad será tan distinta que no la reconoceremos. Por lo tanto, hay que prepararse para el cambio en las profesiones, la automatización de los empleos, la inteligencia artificial, y el desarrollo de las habilidades inherentes del ser humano que nos hacen diferentes a las máquinas, aprender a aprender y a reinventarnos”.

PREMIOS. La iniciativa forma parte del laboratorio que Escamilla dirige, el cual busca innovar en la educación y probar las experiencias y procesos que sean exitosos con miras de implementarse en 2030. “Queremos ver hacia el futuro, observando tendencias, haciendo pruebas piloto y hacer un llamado a la inteligencia colectiva para generar esa visión de futuro”.

TecPrize premiará con 12 mil dólares al mejor cortometraje; 4 mil dólares al mejor cuento corto, y otros 4 mil dólares al mejor cómic, para un total de 20 mil dólares en premios. Los ganadores se darán a conocer del 5 al 8 de marzo durante la South by Southwest SXSW EDU 2018. 

Los interesados deberán postular su idea por medio de HeroX.com antes del 23 de Febrero y los menores interesados podrán participar con ayuda del padre o tutor, refirió José Escamilla.

Entre los elementos de las historias, dijo, se busca que dejen una especulación hacia el futuro, que las obras inspiren y estén llenas de creatividad, que enganchen con las emociones y que sean viables para que puedan ser materializadas.

-Para más información ingresar a http://tecprize.org

 

Imprimir