Cultura

Roma recupera, temporalmente, el cuadro La Virgen de Esterházy, de Rafael

La Virgen de Esterházy, realizada en 1508.

Roma recupera temporalmente La Virgen de Esterházy, una de las obras más delicadas y sentimentales del pintor renacentista Rafael, y que se considera que fue la primera que ejecutó el artista en la capital italiana.

Realizada hacia 1508, cuando a la edad de 25 años llegó a Roma, la obra es “seguramente la primera de Rafael en Roma”, destaca Flaminia Gennari Santori, directora de la Galería Nacional de arte del Palacio Barberini, de cuyas paredes colgará desde mañana y hasta el 8 de abril.

La comisaria de la muestra, Cinzia Ammannato, explicó ayer que las ruinas romanas que se vislumbran al fondo de la obra, y que no figuraban en los dibujos preparativos, sugieren que el trabajo fue planeado en Florencia, pero inmediatamente completado tras la llegada del artista a Roma.

Robada del museo de Budapest junto con otros trabajos el 5 de noviembre de 1983, la pintura fue hallada poco después por los carabineros italianos en un monasterio griego abandonado cerca de la localidad de Aigio, recuerda Ammannato.

Pocos detalles se conocen de cómo se pudo averiguar su paradero, pero las indagaciones partieron “seguramente, y como siempre, de la pista ofrecida por alguien”, apunta.

Ningún misterio rodea, por el contrario, al estado en que fue recuperada la tabla: “rota”, explica la encargada de la exposición.

Recompuesta y restituida al museo húngaro del que fue sustraída, esta pequeña tabla del maestro del Renacimiento, pintada al temple y óleo, y con unas medidas de 28.5 x 21.5 centímetros, vuelve así al que parece ser el lugar en el que fue creada.

Asegurada en 43.3 millones de dólares, la obra se presenta al público incrustada en un ancho y robusto marco dorado al que recubre una caja de metacrilato, una estructura que “la protege y le garantiza la climatización”, pues “cuestión peligrosa para las obras de arte son los cambios de temperatura”, indica Ammannato.

Imprimir