Lo que me importa es la brevedad en la escritura: Francisco Hinojosa | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 31 de Enero, 2018

Lo que me importa es la brevedad en la escritura: Francisco Hinojosa

Entrevista. “Los detalles de cada cuento están en encontrar la palabra correcta”, precisa el autor. Presenta su relato El caso del insoportable niño aburrido José Rubencito, la historia de un niño malcriado, de sus padres crueles y de muchas figuras de autoridad oportunistas

Lo que me importa es la brevedad en la escritura: Francisco Hinojosa | La Crónica de Hoy
Hoy hay muchos temas para niños que antes pensábamos imposibles en un cuento, como la desaparición forzada, dice Francisco Hinojosa.

“De niño leí cómics, eso era mi vida y el cómic tiene una imagen en donde aparece un personaje, un globito y unas cuantas palabras. Diríamos que es un poco como yo me he regido a la hora de escribir porque la brevedad es lo que me importa”, señala Francisco Hinojosa (Ciudad de México, 1954) a propósito de su reciente cuento El caso del insoportable niño aburrido José Rubencito y su odioso perro Hércules, el cual empezó a escribir hace 15 años.

 La historia retrata a un niño malcriado, a unos padres crueles y a muchas figuras de autoridad oportunistas. La trama se complica cuando el perro de Rubencito muerde a un anciano y entonces los detiene un policía, conocen a la niña Suspi quien escribe una novela y después se enteran que Rubencito tiene una enfermedad que se curará encerrándolo en un zoológico.

 “Me gusta la brevedad pero los detalles de cada cuento están en encontrar la palabra correcta”, precisa el autor quien también logra plasmar esa precisión en pocas líneas y muchas páginas, como es el caso de su obra Informe negro que está escrito en 100 capítulos pero cada uno tiene 3 líneas.

En el cuento de Rubencito y su perro Hércules, hay otro personaje: la niña novelista Suspi quien usa a los propios Rubencito, Hércules y a todo quien se cruce en el camino de éstos, como los protagonistas de su novela en proceso de hechura, por lo que siempre está en diálogo con ellos. ¿Tuvo Francisco Hinojosa un diálogo similar con sus personajes?

“A veces pienso ¡qué bueno que son personajes de ficción! porque en la realidad no sé si me iría bien con ellos, los meto en muchos aprietos. Me gusta mucho la construcción de los personajes, este un libro que tardé 15 años en escribir y empezó con la construcción de dos personajes Suspi y José Rubencito. Hay algo de inverosímil en todo el cuento, me gustó buscar ese efecto. Es la historia más rara que he escrito por el tipo de desenlace que tiene”, responde el autor.

­­—Siempre busca adultos crueles y oportunistas…

­­—Quizá sea una influencia indirecta de uno de los grandes escritores de literatura infantil. Yo empecé a leer tarde, leí ya de adulto a Roald Dahl quien siempre puso al mundo de los adultos muy mal parado y por eso ha sido censurado, siendo que es uno de los autores más leídos en el mundo.

­­—“Cuando el mundo adulto queda mal parado, los personajes se vuelven cómplices de los niños lectores; sin embargo, ha pasado y sucede con frecuencia que Dahl también tiene lectores adultos que compran sus libros para sí mismos”, responde.

En el caso de este cuento ilustrado por Mariana Villanueva y editado por Ediciones El Naranjo,  añade el autor, la crueldad de los adultos está cuando meten al zoológico a Rubencito y después, cuando aceptan que un niño es vendible y rentable. “Hay una cierta violencia presente en muchos de mis cuentos y esa violencia es vista a través del humor y del juego”.

SIN CENSURA. Hinojosa platica que para crear El caso del insoportable niño aburrido José Rubencito y su odioso perro Hércules primero imaginó a un niño chocante, bien vestido y respingado, sin embargo, éste debía tener su contraparte, así que pensó en un perro agresivo, sin raza reconocible y con la costumbre de ladrarle a las sombras.

“Ya después salió la acción de que Hércules muerde a un anciano pero ¿qué hago con él? aquí pensé en otro personaje que podía contrarrestar y ser el opuesto de Rubencito: Suspi”.

Sobre la aceptación de su obra, el autor comenta que los tiempos han cambiado, ya que su primer cuento La peor señora del mundo escrito hace más de 20 años, fue rechazado en la enseñanza preescolar y primaria del país. Lo que ese cuento narra es la historia de una señora que castigaba a sus hijos si se portaban bien o mal, hasta que los niños deciden poner fin a sus maldades.

“No tuvo buena acogida por parte del mundo adulto, los niños estaban encantados aunque si habría que distinguir que en la edad preescolar les asustaba un poco, ahora lo leo en preescolar y se ríen. El mundo adulto lo censuró, en muchas escuelas estaba prohibido, tuvo un inicio titubeante pero ahora tiene éxito”, señala Hinojosa.

­­—¿En dónde estuvo el cambio?

­­—Fue una apuesta por parte de los editores. En México no existía una industria editorial que tomara en cuenta a los niños, había editoriales muy pequeñas y casi todo era de importación. Después empezaron a ver que estos libros podían venderse e inició el interés y con ello, una generación de ilustradores, autores y diseñadores dedicados al libro infantil.

­­— ¿Qué comentarios le hicieron en ese entonces sobre su cuento?

­­—Que la violencia no podía ser un tema para escribir un cuento infantil. Pero me aferré y no cambié el sentido.

 Por ejemplo, agrega Hinojosa, “hace muchos años una editorial norteamericana nos invitó a escritores mexicanos a escribir un cuento para niños pero nos decían que había 34 temas prohibidos como la guerra, xenofobia y drogas, pero los últimos temas de la lista eran: Día de Muertos, los dinosaurios, el rock and roll, las golosinas y el tema 34 eran las casas con albercas. Hoy hay muchos temas para niños que antes pensábamos imposibles en un cuento como la desaparición forzada”.

Imprimir