Corral y la mezquindad

René Arce

Javier Corral es un político incómodo para gran parte de toda la clase política. Ha sido incómodo a su paso por la Cámara de Diputados y Senadores, con sus dirigentes de partido (PAN), con gobiernos presidenciales panistas (Fox y Calderón) y con monopolios económicos especialmente los de la comunicación masiva como la televisión. Sus ideas y acciones no gustan a aquellos que prefieren traficar principios e ideas por concesiones o espacios de poder, más de una vez se ha quedado aislado, incluso por sus propios correligionarios de partido.

Cuando simpatiza o coincide con alguna propuesta de actores políticos de otras formaciones, no teme defenderla y apoyarla, aun cuando ello lo ha confrontado con los propios. Ha logrado ser candidato a senador a pesar de vetos, incluso presidenciales, ganando a punta de votos ese escaño. Luego logró también la candidatura al gobierno de Chihuahua, no sin grandes resistencias dentro de su partido y el veto de los grandes medios de comunicación masiva, quienes han querido “cobrarle” su destacada participación en la Reforma Legislativa que les arrebató multimillonarios negocios en el ramo electoral, principalmente.

La mezquindad también pasó por el PRD, donde sus principales corrientes internas (a excepción del grupo Galileos) le negaron la posibilidad de ir en coalición electoral con el PAN, coludidos con el gobernador prófugo César Duarte, lanzaron una candidatura marginal esperando restarle porcentaje que le impidiera el triunfo. Morena se sumó a ese acto mezquino, no tan solo negándole el apoyo, incluso expulsó a su principal dirigente estatal (Víctor Quintana) por su llamado a votar por Corral. En cambio un gran número de organizaciones de la sociedad civil, académicos, personajes de la vida política y sobre todo los chihuahuenses, cansados de la corrupción descarada del exgobernador Duarte, decidieron apoyarlo y lograron un gran triunfo.

Su rival Duarte, un político consentido del PRI y de la Presidencia de la República, fue uno de los más serviles e incondicionales en su paso como presidente de la Cámara de Diputados, donde fue fabricando su candidatura a gobernador a base de derrochar recursos públicos, cooptando a propios y también a la mayoría de los dirigentes opositores en el estado. Su gobierno es ejemplo del robo más descarado del erario público, la represión o la cooptación a líderes de la oposición, incluso el asesinato de periodistas y defensores de derechos humanos, a quienes se les abandonó en la indefensión frente al crimen organizado. El temor de los chihuahuenses se volcó en valor cívico el día que estuvieron frente a las urnas, solo exigieron que Corral no les fallara. No les falló, su compromiso anticorrupción y antimpunidad ha sido el eje de su gobierno estatal, las investigaciones administrativas y penales contra Duarte y cómplices han puesto al descubierto, no tan solo la enorme corrupción local e interestatal, la complicidad con el exgobernador de Nayarit y otros, sino también ha quedado expuesta la triangulación corrupta de recursos federales, que a través de la Secretaria de Hacienda se asignan a gobiernos estatales, para después regresar una parte al Comité Nacional del PRI para financiar campañas electorales, donde han quedado involucrados personajes cercanos al Presidente de la República, exministros de Hacienda y funcionarios nacionales de su partido.

Fue de tal tamaño el golpe político al PRI y su gobierno, que a pesar del control de daños que han querido hacer el Presidente Peña y el precandidato Meade, con miles de millones de pesos para intentar contrarrestar en medios de comunicación este obús contra la corrupción e impunidad, pero han quedado desnudos frente a la opinión pública nacional e internacional.

A pesar de ello, la mezquindad continúa contra Corral, a su valentía y decisión, muchos dirigentes partidistas de la oposición, incluyendo gobernadores han guardado un cómplice silencio, incluso los de Veracruz y Michoacán, así como dirigentes nacionales de Morena, han hecho una vergonzosa defensa de funcionarios de Hacienda y de líderes priistas involucrados en esta trama.

Por lo anterior, ¡apoyar la marcha que encabeza Corral de Chihuahua a la Ciudad de México, es un imperativo contra la mezquindad y por la solidaridad!

renearcecirigo@gmail.com

Fb: René Arce

Web: renearce.com

Tw:@renearcemx

Imprimir

Comentarios