La movilidad urbana también debe atenderse con perspectiva de género - Jesús Casillas Romero | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 31 de Enero, 2018
La movilidad urbana también debe atenderse con perspectiva de género | La Crónica de Hoy

La movilidad urbana también debe atenderse con perspectiva de género

Jesús Casillas Romero

La información respecto a los modos de transporte con perspectiva de género es un tanto escasa. Sin embargo, hemos identificado algunos estudios y datos que denotan que pese a que el número de traslados es similar entre hombres y mujeres, en el fondo sí llegan a tener sus notables diferencias.

Un factor importante y reiterado para diversos tratadistas, indica que, en general, las mujeres se desplazan menos por cuestiones de trabajo y más por tareas asociadas al cuidado de la familia, incluyendo el transporte a los escolares.

Definitivamente las mujeres son más comprometidas socialmente a realizar tareas relacionadas con el hogar. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las mujeres en promedio dedican 47.9 horas semanales de su tiempo al trabajo doméstico y de cuidados familiares, mientras que los hombres sólo 16 horas. El problema se complica, cuando además las mujeres asumen la doble carga con un rol laboral.

En esa perspectiva de género, es de hacer notar que las mujeres utilizan más el transporte público que los hombres. Una encuesta realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), empresa líder de encuestas de opinión pública, señala que el 76% de las mujeres utiliza el transporte público, incluyendo taxis, contra un 70% de los hombres.

Además, de acuerdo al informe de movilidad en México de ONU-Hábitat 2015, utilizan en mayor medida el caminar como medio de desplazamiento, con diferencias que van desde el 50% para las mujeres, contra un 38% de los hombres.

Las cosas cambian cuando se trata del uso de la bicicleta, pues se trata del medio de transporte que las mujeres utilizan con menor intensidad. De acuerdo al Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP México), por cada diez ciclistas hombres en la Ciudad de México, hay dos mujeres ciclistas. En la media nacional la situación disminuye, con un promedio de 8% de mujeres ciclistas respecto a los hombres.

En sentido contrario, es evidente que las mujeres también utilizan en menor medida el automóvil privado para sus necesidades de traslado.

Lamentablemente, la mayor utilización de formas de desplazamiento “sustentables” por parte de las mujeres, no quiere decir que se deba a que sea la más eficiente para sus necesidades.

El transporte público está diseñado para facilitar los viajes desde las colonias al centro de la ciudad, pero que no permite mucho desplazamiento entre las aledañas donde se encuentran las escuelas, los centros de salud y otros servicios, lo que incide en la necesidad de muchas mujeres de caminar.

Luego, estos medios de desplazamiento, caminar o el transporte público, llegan a constituir un grave riesgo a las mujeres, pues de acuerdo con un informe de Banco Mundial, el 65% de las mujeres que usa el transporte público en nuestro país ha sido acosado sexualmente, sin dejar de lado que estos mismos riesgos ocurren en la vía pública al caminar.

Definitivamente las necesidades y patrones de desplazamiento entre géneros, sí llegan a ser considerablemente distintos. Desafortunadamente muchos estudios de movilidad son realizados en lo general y sin perspectiva de género, como si todos por igual, tuviésemos las mismas necesidades en nuestros traslados.

Debemos reconocer esta realidad, en la que además de requerir sistemas eficientes, seguros y accesibles para todos, necesitamos planear de mejor manera y con perspectiva de género nuestros sistemas de transporte.

Esto permitirá el reconocimiento a las mujeres y sus invaluables aportaciones en las decisiones públicas, en este caso, en la planificación de la movilidad urbana.

Imprimir

Comentarios