Expresidente separatista catalán admite que “esto se ha terminado” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 31 de Enero, 2018

Expresidente separatista catalán admite que “esto se ha terminado”

Mensajes escritos desde su celular, robados por una cámara de televisión, levantan polvareda tras reconocer que “Moncloa ha ganado” y se siente “traicionado”. Teme que se avecine un “ridículo histórico”

Expresidente separatista catalán  admite que “esto se ha terminado” | La Crónica de Hoy

El expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, huido en Bélgica de la Justicia española, admite en privado (aunque no en público) que el llamado “procés” separatista que se inició en esa región de España hace unos seis años ha sido derrotado por “Moncloa”, en referencia a la sede del gobierno español en Madrid y residencia del presidente Mariano Rajoy.

“Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado, al menos a mí. Yo ya estoy sacrificado”, escribió Puigdemont desde su celular al celular de Tony Comín, quien fuera miembro de su gabinete y prófugo como él, por participar ambos en la proclamación ilegal de la república catalana, el 27 de octubre de 2017.

El escándalo se desató ayer, pero tuvo lugar el martes en Bruselas, cuando durante un acto público en Lovaina, una cámara a espaldas de Comín grabó los mensajes que le llegaban a su celular enviados por Puigdemont, a pocos metros de él. El expresidente se quejaba amargamente de la decisión del presidente del Parlamento catalán, el también independentista Roger Torrent, de aplazar sin fecha el debate de su investidura.

“Ridículo histórico”. Tras ser informado de que no iba a ser investido a distancia (porque el Tribunal Constitucional avisó que la ceremonia sólo es válida de cuerpo presente), Puigdemont escribió a Montí: “Volvemos a vivir los últimos días de la Cataluña republicana. El plan de Moncloa triunfa. No más espero que sea verdad que gracias a esto puedan salir todos de la prisión”, declaró en referencia a los cuatro políticos independentistas catalanes, entre ellos el ex vicepresidente Oriol Junqueras, que decidieron no huir como Puigdemont y Montí, y que fueron encarcelados por violar las leyes españolas, poniendo en peligro la unidad de esa nación europea. “Porque si no —asegura en un mensaje—, el ridículo será histórico”.

Soy humano. También dudo”. Pese a la polvareda levantada, no sólo sobre si es ético o no difundir información privada sino sobre el contenido de los mensajes, el propio Puigdemont no tardó en aceptar ayer la autoría de los mensajes. “Soy humano y hay momentos en los que yo también dudo”.

En un intento de evitar que se profundice aún más el desconcierto entre los políticos independentistas catalanes, Puigdemont trató ayer de levantar el ánimo e insistir en que no ha tirado la toalla, que sigue siendo “el presidente en el exilio” y que sigue siendo el único candidato a presidir el gobierno catalán.

“Soy el presidente y no me arrugaré ni me echaré atrás ¡Seguimos!”. Comín, por su parte, anunció que estudia acciones legales contra Telecinco e intentó quitar hierro a la situación. “Si el bloque del 155 se está haciendo ilusiones sobre la división del independentismo tendrá un enorme disgusto. La unidad está absolutamente garantizada”, dijo, en relación a la anulación del autogobierno catalán (contemplado en el artículo 155 de la Constitución Española en caso de sedición o rebelión), activado por el gobierno central del PP y apoyado por el bloque de partidos catalanes contrarios a la independencia de España.

“Reconozcan la farsa”. Inés Arrimadas, líder del “españolista” Ciudadanos, el partido más votado en las pasadas elecciones catalanas del 21 de diciembre, pero sin posibilidad de formar gobierno, dada la mayoría absoluta secesionista, pidió “valentía” a los dirigentes independentistas para que reconozcan públicamente la “farsa” que ha supuesto un procés que, en su opinión, “está muerto desde hace mucho tiempo”.

Del mismo modo, el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, pidió a Puigdemont que renuncie a la investidura y al acta de diputado para evitar seguir “haciendo el ridículo”. El diputado del PP interpretó que Puigdemont “ha tenido un ataque de sinceridad, desde la intimidad, y ha expresado lo que algunos de sus compañeros ya expresaron con anterioridad en el ámbito privado”.

 

Imprimir