La SSP continúa cometiendo errores en caso Marco Antonio | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 31 de Enero, 2018

La SSP continúa cometiendo errores en caso Marco Antonio

Sus agentes realizaron cateos en las casas de los dos uniformados —uno fugado y otro amparado— y no mostraron orden o requerimiento de cateo expedido por la Procuraduría

La SSP continúa cometiendo errores en caso Marco Antonio | La Crónica de Hoy

La policía capitalina continúa cometiendo errores en el caso de Marco Antonio Sánchez. Células de agentes realizaron cateos en las casas de los dos uniformados que no han sido detenidos, sin mostrar ninguna orden o requerimiento de cateo expedido por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Familiares de los elementos aseguran que, además de privar de su libertad a los que se encontraban en la casa, se llevaron celulares, tabletas y dinero; también rompieron todo lo que se encontraban a su paso.

Los mismos familiares afirmaron que los mandos a cargo de los operativos en el estado de Guerrero y la delegación Tláhuac son Álvaro Sánchez y Edgar Bautista, quienes responden a los indicativos Neptuno y Marte, respectivamente.

Explicaron que los habitantes del poblado de Pochotillo, en Guerrero, identifican a Neptuno como el mando policial que agredió físicamente a Martha Gallardo, madre de Ubel Mora, uno de los elementos que participó en la detención de Marco Antonio y que no se ha presentado a trabajar.

La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX) se ha negado a presentar una posición sobre el tema.

Durante una conferencia de prensa —en la que se abordaron otros casos— el subsecretario de la Policía capitalina, José Gil, afirmó que esta información se daría a través de Comunicación Social; sin embargo, el personal de dicha área fue claro: “si no quiso el funcionario es porque no se hablará del tema”.

Y al término del encuentro con medios de comunicación, el servidor público huyó del auditorio en el que se encontraba, para evitar responder a los cuestionamientos.

La dependencia que encabeza Hiram Almeida se mantiene hermética, mientras circulan distintas versiones de lo que ocurrió con Marco Antonio.

Una de ellas, difundida por familiares de los agentes de la SSP, revela la existencia de un video en el que supuestamente se observa el momento en el que los agentes liberan al adolescente; señalaron que la imágenes muestran cómo éste fue trasladado en motocicleta y liberado dos calles adelante, información que no se ha sido corroborada por la corporación policial.

Otra de las versiones indica que la videocámara de la patrulla que acudió al llamado no grabó el hecho debido a que estaba desconectada, por lo que la PGJ estaría elaborando una carpeta de investigación en contra de los policías para fincarles responsabilidad.

No obstante, de acuerdo con fuentes de la SSP, los uniformados habrían emitido un escrito en noviembre del año pasado, para informar del desperfecto en el equipo de grabación.

La tarde de ayer, tres de los cuatro policías —dos que están bajo investigación de la PGJ y uno de los que estaban en fuga—interpusieron una queja en la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Lo hicieron tras recibir el consejo de uno de sus mandos, identificado sólo como “Lucas”, para evitar que se violen sus derechos y que la presión mediática no termine por determinar su responsabilidad sin una debida investigación.

Imprimir