Nacional

Obesidad infantil, un problema de salud física y emocional

La psicóloga María José Adame advierte que la situación emocional de un menor influye en su alimentación. Nutriólogos y expertos crean app para mejorar hábitos y fomentar la práctica de ejercicio

El Hospital Infantil de México Federico Gómez, cuenta con una Clínica de la Obesidad, la cual atiende en promedio a 400 nuevos pacientes cada año; sin embargo, el reto es grande, si se toma en cuenta que el gran problema para los profesionales de la salud es la falta de conciencia en las personas de que la obesidad es una enfermedad y como tal debe ser tratada.

Entrevistada por Crónica, la psicóloga María José Adame Vivanco, adscrita a la Clínica de Obesidad reconoció que los pequeños pacientes no tienen una conciencia clara de ese  problema de salud, “y esa es una parte importante de nuestro trabajo, ayudarlos a darse cuenta que la obesidad es una enfermedad”.

Las personas no lo ven como un problema, “en las familias el niño es el gordito, el simpático, pero la verdad es que llegan con obesidad mórbida, pero ellos dicen que tienen sobrepeso”.

La psicóloga puso énfasis en el hecho de que la situación emocional que un niño vive es fundamental para poderlo ayudar a bajar de peso, aunque es difícil determinar cuántos niñas o niños que acuden a la clínica de obesidad, llegan con problemas de obesidad causados por depresión o en qué estado depresivo fue cuando comenzaron a comer en exceso hasta desarrollar obesidad.

“Lo que está muy claro es que la situación emocional de un menor es muy importante, porque incluso puede conducirlos a ellos o a cualquier persona a comer en exceso por estados de ansiedad más que por hambre.

“En las investigaciones que hemos hecho, alrededor del 30 por ciento de los pacientes que llegan a la clínica de la obesidad tienen algún trastorno de ansiedad y si no presentan una situación considerada como trastorno, sí tienen síntomas de ansiedad.  Además se ha detectado que entre el 15 y el 20 por ciento de nuestros pacientes también pueden tener algún síntoma de depresión.

Otro aspecto importante es que se han identificado casos de violencia intrafamiliar y evidentemente en estos casos, todos los integrantes de la familia, junto con el paciente, deben ser atendidos, para poder complementar el tratamiento integral de la obesidad. Aunque en estos casos no tenemos cuantificado qué porcentaje de los niños es el que está viviendo una situación de agresiones al interior de la familia.

Para atender este problema de obesidad en menores de edad, especialistas desarrollaron una aplicación para teléfonos celulares (app), en la cual los niños después de tomar un taller de alimentos, equivalencias y valores nutricionales, pueden comenzar un programa de autocontrol y  autovigilancia en sus ingestas diarias.

Salvador Villalpando, jefe del Departamento de Gastroenterología y Nutrición, del Hospital Infantil Federico Gómez, detalló que con esta aplicación se identificó que el 90 por ciento de los pacientes logró el apego a sus tratamientos.

A través de esta aplicación, explicó, los pacientes dan información diaria de lo que comen, a qué hora comen, el tamaño de las porciones, y el teléfono indica el valor calórico y nutritivo de los alimentos; de esta manera el paciente no olvida qué comió ni qué día.

También tiene un auxiliar, por si el o la menor presentan alguna crisis de ansiedad, y con una serie de preguntas ayuda a determinar si realmente lo que se tiene es hambre o ansiedad, recomienda incluso tomar agua, para poder superar esa crisis de ansiedad, además de contemplar alimentos balanceados dentro del plato del bien comer, menús nutritivos y sencillos de preparar, así como rutinas de ejercicios de bajo impacto —hasta alcanzar los 300 minutos a la semana—.

A través de esta aplicación, en primera instancia lo que se busca es ayudar a los niños a controlar su problema de sobrepeso, pero en realidad, prácticamente se convierte en un concientizador para toda la familia.

El doctor Villalpando Carrión sostuvo que el reto es enorme, si se toma en cuenta que en todo el país existen alrededor de 18 millones de niñas, niños y jóvenes con problemas de sobrepeso y obesidad, y el hospital infantil, tiene una capacidad limitada para atender a 400 nuevos pacientes cada año, y si se logra difundir esta plataforma, los beneficios, consideró, serían exponenciales en todo el país.

Imprimir