El desgastado discurso del miedo - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 31 de Enero, 2018
El desgastado discurso del miedo | La Crónica de Hoy

El desgastado discurso del miedo

David Gutiérrez Fuentes

Resulta grotesco, y hasta cierto punto peligroso, que tres senadores norteamericanos, dos de ellos republicanos, le envíen una carta al secretario de estado, Rex Tillerson, para que conmine a México a apoyarse en el vecino país para evitar la supuesta intervención rusa en las elecciones que tendrán lugar en México y en otros países de Latinoamérica: “Estamos profundamente preocupados por recientes artículos de prensa que dicen que Rusia está usando tecnología sofisticada para mediar en las próximas elecciones en México”, Dicen los firmantes de la carta de acuerdo a una nota de El Universal e invitan a Tillerson para que se incremente la “ayuda” a nuestro país por medio de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) creada por Kennedy y envuelta en una serie de acusaciones intervencionistas en varios países no sólo de América, sino en otras partes del mundo.

Es decir, a partir de las conjeturas derivadas de un puñado de artículos de opinión, algunos, por cierto, escritos a partir de la débil base argumental de la declaracionitis del propio senado estadunidense, estos tres solidarios senadores piden la intervención de la USAID para conjurar un no probado complot ruso de alta tecnología.

Estos tres alegres y disneylandescos caballeros, preocupados por la democracia en la región, expresan en su carta de marras, y en eso tienen razón, que “los sistemas electorales débiles pueden ser fácilmente explotados y manipulados por actores maliciosos” pero añaden a un actor malicioso en particular: ¡Rusia!

En otras palabras, y como se dice ahora en términos políticos a partir de préstamos de la literatura, se está construyendo una “narrativa” seudointervencionista, en la que se insiste que hay un candidato que representa el retroceso, los intereses rusos, la alianza con el populismo y toda esa sarta sandeces que hasta extranjeros metiches como un tal Jota Jota Rendón, o expresidentes colaboracionistas de la corrupción priista como Vicente Fox repiten cada vez con menos éxito.

Para mí es clara la belicosidad intervencionista contra un candidato por medio de un discurso desgastado que apesta a naftalina; insisto, esas enfebrecidas teorías conspiracionistas no tienen ningún soporte sólido.

Sería deseable que en su visita a México Peña Nieto sea firme con el secretario Tillerson. Somos, a menos ese había sido el discurso del PRI en materia de relaciones internacionales, un país soberano que no acepta la injerencia de ningún país y menos en sus procesos electorales. Pero dudo mucho que esto suceda.

La peor injerencia es la que viene de las entrañas del sistema: el desvío descarado de los recursos del erario para un partido corrupto y sus aliados chiquitos y grandotes. El manejo usurero de los programas sociales, los recursos condicionados de hacienda para financiar estados en función de su grado de colaboracionismo. El problema lo tenemos en casa. Y es un gran problema.


dgfuentes@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios