La Luna de sangre se observó en Norteamérica, Asia y Oceania | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 01 de Febrero, 2018

La Luna de sangre se observó en Norteamérica, Asia y Oceania

La Luna de sangre se observó en Norteamérica, Asia y Oceania | La Crónica de Hoy

La Luna se tiñó ayer de color rojizo debido a un eclipse lunar total que ocurrió además cuando el satélite se encuentra en el punto más cercano a la Tierra, un fenómeno seguido por millones de personas en medio mundo.

Esta jornada coincide además, en algunos lugares, con la segunda Luna llena del mes, un triple evento que algunos han bautizado como el eclipse de la "superluna de sangre azul" y que se observó principalmente en Norteamérica, el Pacífico, Asia y Oceanía.

En España, así como en gran parte de Europa occidental, Sudamérica y África, no puede apreciarse prácticamente.

El eclipse total empezó alas 12:52 GMT, el momento culminante fue a las 13:29 GMT y acaba a las 14:07 GMT, según la Agencia Espacial Estadunidense (NASA).

Los eclipses lunares ocurren cuando la Tierra se encuentra entre el Sol y su satélite, lo que es visible desde los lugares donde la Luna esté sobre el horizonte en el momento del fenómeno.

Durante la totalidad, la Luna entera se encuentra dentro del cono de sombra aunque no desaparece de vista, sino que adquiere una tonalidad rojiza, razón por la que algunos medi os y en la redes sociales la hayan bautizado como "Luna de sangre".

Esto ocurre porque la Luna refleja la luz roja del Sol refractada por la atmósfera terrestre, que sólo filtra los componentes azules.

El eclipse coincidió con una "superluna", que es cuando el satélite terrestre se encuentra en su perigeo, como se denomina a su punto más cercano a la Tierra (apogeo es el más lejano).

Durante el perigeo, el diámetro del satélite puede aumentar hasta en un 14 por ciento, lo que no se distingue a simple vista, y también se incrementa su brillo.

El tercer fenómeno simultáneo en gran parte del planeta es que se trató de la segunda Luna llena del mes ¿lo que en inglés llaman la "Luna azul", aunque no tenga nada que ver con ese color¿, un fenómeno que ocurre de media cada 2,7 años.

Imprimir