Cultura

Retiran cuadro Hylas y las ninfas para debatir cómo exponer obras de arte

La Galería de Arte de Manchester dice que es temporal y forma parte de un performance. También señala que es para analizar cosificación de la mujer en el arte

La Galería de Arte de Manchester exhibía hasta ayer la pintura Hylas y las ninfas, John William Waterhouse, que muestra a un grupo de ninfas sumergidas en un lago con los pechos al descubierto y en el hueco que quedó vacío el museo colocó el mensaje de que se trata de un performance artístico temporal “para generar conversaciones sobre cómo exponer e interpretar las obras de arte en la colección pública de Manchester.

La acción no es una medida irreversible, sino una forma de abrir el debate sobre la cosificación de la mujer en el mundo del arte, según publica The Guardian. Este retiro forma parte de una obra experimental y, además, se grabó su temporal salida de exhibición y las reacciones del público para otra exposición de la artista Sonya Boyce.

De acuerdo con la coordinadora de la galería de arte contemporáneo, Clare Gannaway, el retiro del cuadro se hizo con el fin de abrir un debate y no censurar. “No se trataba de negar la existencia de obras de arte particulares”. “Queremos crear un espacio de conversación sobre cómo exponer e interpretar las obras de arte en Manchester”.

La pintura se exhibía en la sala titulada En busca de la belleza y en la que se reúnen una gran cantidad de desnudos femeninos del siglo XIX, pero como aclaró la comisaria de la Galería, Clare Gannaway, el objetivo no es censurar, sino aprovechar el fenómeno creciente de concienciación para hacer autocrítica. 

“Personalmente, me da vergüenza que no lo hayamos tratado antes. Hemos estado centrados en otros aspectos y hemos olvidado mirar este espacio y pensarlo apropiadamente. Queremos hacer algo al respecto ahora”, comentó Clare Gannaway.

The Guardian explica que Waterhouse es un artista prerrafaelista y su Dama de Shalott es una de las postales más vendidas de la Tate Britain, pero otras de sus pinturas ya habían sembrado la polémica y, según este diario, “ha sido acusado de estar a un paso de la pornografía”.

Por lo anterior, Gannaway dice que el cuadro volverá a exponerse, “pero con suerte se contextualizará de manera bastante diferente, como toda la galería”.

De momento, en el lugar del cuadro, los asistentes del museo han pegado post-it ofreciendo sus opiniones ante la retirada. Algunos creen que esto sienta un peligroso precedente censor y puritano, mientras que otros aplauden la iniciativa al diálogo.

El museo aclaró que la medida es temporal y sirve para medir las reacciones del público ante un asunto poco tratado en el arte.

Respecto al performance  de Soyna Boyce, éste se exhibirá en marzo, mientras tanto la gente puede twittear su opinión usando el hashtag #MAGSoniaBoyce

Imprimir