Cultura

Presenta INHERM exposición sobre el Tratado de Guadalupe-Hidalgo

Pérdida. A través de 20 imágenes, la exhibición detalla la anexión de Texas al país vecino y la cesión de más de la mitad de territorio mexicano: Nuevo México y Alta California; que hoy conforman los estados de California, Arizona, Nevada, Utah y parte de Colorado, Nuevo México y Wyoming

Mapa de los Estados Unidos de Méjico: según lo organizado y definido por las varias actas del congreso de dicha república y construido por las mejores autoridades. Rev. ed. New York : J. Disturnell, 1848. (Se marcan el territorio que México perdió con el

El tratado entre México y Estados Unidos más antiguo y que aún es vigente cumple 170 años. Su nombre es el Tratado Guadalupe-Hidalgo —firmado el 2 de febrero de 1848— y estableció la pérdida de más de 2 millones 400 mil kilómetros cuadrados de territorio mexicano, no obstante, puso fin a la invasión estadunidense al país, generó por primera vez corresponsales de guerra y fue una negociación que no firmó el expresidente Antonio López de Santa Anna.

“Jamás Santa Anna figura en la firma de este tratado. Cuando el ejército estadunidense entró a la Ciudad de México, el 14 de septiembre de 1848, él se fue con su ejército a Toluca y ahí se quedó. Siempre se ha pensado que Santa Anna fue quien vendió más de la mitad del territorio, pero no, lo que sí vendió fue La Mesilla. Eso es parte del desconocimiento que tenemos de la propia historia”, comenta la historiadora Fabiola García Rubio.

Las cuatro firmas que aparecen en el Tratado que hoy resguarda la Secretaría de Relaciones Exteriores son de los  mexicanos Luis Gonzaga Cuevas, Bernardo Couto y Miguel de Atristáin, y del estadunidense Nicholas Trist.

Para explicar este episodio, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones en México (INHERM) expondrá todo febrero la muestra Tratado Guadalupe-Hidalgo 170 años.

A través de 20 imágenes, la exhibición detalla la anexión de Texas al país vecino y la cesión de más de la mitad de territorio mexicano: Nuevo México y Alta California; que hoy conforman los estados de California, Arizona, Nevada, Utah y parte de Colorado, Nuevo México y Wyoming.

FALSO MOTIVO. De acuerdo con García Rubio, la guerra entre México y Estados Unidos empezó con un argumento falso que justificó los deseos expansionistas de la Casa Blanca a cargo del demócrata James K. Polk.

“Un problema muy grave que no se resolvió en el siglo XIX fue que el norte de la República Mexicana no estaba poblado y tal vez nosotros como mexicanos no hemos logrado reconocer esa circunstancia. Por más intentos que se hicieron, Texas, Nuevo México y California tenían poca gente y gran parte no eran mexicanos”, precisa la especialista.

— ¿Por qué no se pobló?

—No se encontraron minas y los metales eran el aliciente para que los colonos se situaran en algún lugar. Otro motivo fue que desde la Independencia de México se estableció la religión católica como oficial y obligatoria, entonces los colonos europeos que no eran católicos no les atrajo establecerse en el país.

Los pocos habitantes generaron la disputa por la tierra que circundaba el Río Nueces y el Río Bravo (hoy sur de Texas), añade. El problema fue que Texas decía que su frontera era hasta el Río Bravo, pero México aseguraba que era hasta el Río Nueces.

“El presidente Polk fue muy astuto y envió un ejército para que cruzara el Río Nueces, entonces México envió al general Mariano Arista para exigirle su retiro. La respuesta fue negativa. Mariano dio un ultimátum de 48 horas o dispararía. El ejército no retrocedió, entonces los mexicanos dispararon”, platica la experta.

Dos semanas después, Polk pidió al congreso autorización para iniciar la guerra porque se había derramado sangre americana en suelo americano. Fue así que la invasión inició con un argumento falso —destaca García Rubio— porque la disputa del cacho de Texas no fue una batalla, sino una escaramuza de 15 soldados heridos.

“También hay que recuperar otro asunto. Los dos partidos políticos de Estados Unidos estaban convencidos de la expansión territorial, de ampliar sus fronteras sin importar a costa de qué. Asumieron que todo territorio no utilizado, sin labores de labranza ni agricultura, debían aprovecharlo. Entre ellos, Nuevo México y Alta California”, indica.

SIN INDEMNIZACIÓN. La guerra tuvo 12 batallas ganadas por un inexperto ejército estadunidense que aventajó a las tropas mexicanas en cuanto a número, municiones y alimentación.

“El ejército mexicano peleó con pocos recursos, su situación era lamentable, muchas veces no tenían uniforme, ni comida. Las crónicas registran que iban con puro pan, frijoles y tomando agua de los ríos”, destaca la historiadora.

Por esa razón, señala, Polk confiaba que México declararía su derrota antes de que llegaran a la Ciudad de México, tal era su confianza que envió a Nicholas Trist como encargado de negociar en cualquier oportunidad la compra de Nuevo México y Alta California a cambio del cese de la invasión.

En los dos años que duró la guerra, hubo una masacre en Veracruz, la toma del Castillo de Chapultepec, el izamiento de la bandera estadunidense en el Zócalo capitalino y la migración del gobierno mexicano a una sede provisional en Querétaro. Hasta que se firmó el Tratado Guadalupe-Hidalgo para acordar la paz.

“El presidente Manuel de la Peña y Peña nombró a tres comisionados para las negociaciones con Trist: Luis Gonzaga Cuevas, Bernardo Couto y Miguel de Atristáin. Las discusiones se hicieron en lugar secreto de la Villa de Guadalupe”, precisa García Rubio.

Posterior a la firma, agrega, el Tratado se llevó a Estados Unidos por un corresponsal de guerra, trabajo periodístico que se inauguró durante esta guerra.

“El reportero entregó el Tratado al secretario de guerra y éste al presidente Polk, pero el demócrata vio que no se obtuvo la concesión de todo el territorio mexicano que quería”, y por eso, detalla, eliminó el artículo sobre la paga de 15 millones de pesos por la indemnización de las pérdidas humanas durante la invasión.

DATOS DEL TRATADO

+ Tiene 23 artículos.

+ Los límites de la frontera se establecieron con un mapa de 1847 hecho en EU.

+ EU no reconoció a la población india e indígena de la frontera.

+ Vivieron en la Ciudad de México cerca de 12 mil estadunidenses hasta el 12 de junio de 1848, fecha en que el ejército estadunidense se retiró del país.

Imprimir