La danza de los vampiros - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 02 de Febrero, 2018
La danza de los vampiros | La Crónica de Hoy

La danza de los vampiros

Juan Manuel Asai

Claudio X. González se perfila para ser uno de los villanos del proceso electoral 2018. López Obrador lo tiene en la mira. Supone que llegó el momento de ajustar cuentas. El señor X tiene más de 80 años. El protagonismo familiar lo heredó su hijo del mismo nombre que anda por ahí, desde la plataforma de su mega-fortuna, enderezando entuertos. Claudio, el grande, presidente del Consejo de Administración de Kimberly Clark, convirtió en su momento al Consejo Mexicano de Hombres de Negocios en protagonista del quehacer nacional. Hubo un tiempo en que salía con frecuencia en primera plana tirando línea.

El tabasqueño presidente de Morena aseguró, sin sentir que requería más prueba que sus dichos, que el señor Claudio le pidió al presidente Peña Nieto robarse la elección de julio próximo. Fue una fake news, pero eso tiene sin cuidado al candidato que vio la mano de Claudio en el caso de la trama rusa. No contaba con que viajaría a México Rex Tillerson, secretario de Estado de la Casa Blanca, y que se dijera preocupado por la creciente influencia de las potencias imperiales de Rusia y China en América Latina.

Marcelo Ebrard Casaubón tuvo un regreso sin gloria. El exjefe de Gobierno está de vuelta en la ciudad, aunque no usa la Línea 12 del Metro porque es muy peligrosa. Marcelo, después de su exilio dorado en París, se volvió a doblar ante el Peje con tal de que le dieran una posición, la que fuera, con tal de regresar. Será coordinador regional. Algo es algo. Tendrá como colega al zacatecano Ricardo Monreal que después de una temporada durmiendo hasta tarde, ya está de nuevo en movimiento, sin sueño, y también será coordinador. Ambos, Marcelo y Ricardo, están por ahora lejos del fogón pero quieren hacer méritos para volver a las grandes ligas. Como los dos tienen un colmillo retorcido tal vez lo consigan, aunque en el primer círculo de López Obrador tienen enemigos jurados, como Martí Batres y la Sheinbaum, que no los quieren ver ni en pintura.

Manuel Espino y Germán Martínez, ambos expresidentes del PAN, reaparecieron en los medios en los últimos días. Lo hicieron de la peor manera posible, abjurando del partido que dirigieron y llenando de palabras melosas a López Obrador, que no hace mucho era su bestia negra. Espino es un agitador al servicio de la extrema derecha, siempre actuando en las penumbras. Dice que detrás de él hay 800 mil votos aunque nadie lo ha verificado. Dijo que le dará esos 800 mil votos al candidato de Morena, lo que seguramente causará un hondo pesar a los panistas que alguna vez confiaron en ellos. Los militantes del PAN están en un laberinto. Su candidato presidencial es el mismo candidato del PRD y varios de los antiguos panistas, como Espino, Martínez y la Cuevas son ahora fans de Obrador. Esto no es serio.

Diego Fernández de Cevallos, otro político de la vieja escuela, también reapareció. Él sí cree que Ricardo Anaya puede ser un buen presidente de México. Al que puso como lazo de cochino fue a López Obrador a quien definió como autoritario, carente de honor y de espíritu democrático. Una presidencia del tabasqueño no le conviene a México, dijo el llamado jefe Diego. También le tundió al expresidente Felipe Calderón, su correligionario, a quien no quiere ni tantito. En el PAN se cumplió la profecía. Al ganar el poder perdieron el partido.Ahora no tienen ni uno ni el otro.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios