Nacional

Ex secretario de gobierno de Padrés sale libre por amparo

Roberto Romero López, ex secretario de gobierno en el sexenio de Guillermo Padrés (2009-2015), extraditado ayer jueves de Estados Unidos, salió del Centro de Readaptación Social (Cereso 1) de Hermosillo, durante la madrugada de hoy viernes por el efecto de uno de los amparos contra los actos reclamados por la Fiscalía Anticorrupción de Sonora (FAS).

El gobierno de Sonora, a través de la FAS, reclamó al ex funcionario por "ejercicio abusivo de funciones y tráfico de influencias cometidos en contra de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y a favor de una empresa de la cual es socio mayoritario y presidente del consejo de administración", informó la Fiscalía.

Roberto Romero López y su esposa la ex diputada local Mónica Robles Manzanedo, fueron investigados y estuvieron prófugos de la justicia mexicana por más de 23 meses, y desde el 19 de febrero del 2016, eran buscados por la Interpol en 190 países. El 22 de mayo del 2017, fueron detenidos en Tucson, Arizona, por autoridades migratorias de Estados Unidos.

El 13 de diciembre del 2017, Mónica Manzanedo fue extraditada por la garita internacional Dennis DeConcini y entregada a la Procuraduría General de la República (PGR), Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP); no pudo ser detenida por las acusaciones de tráfico de influencias porque presentó dos amparos de la justicia federal. Lleva el proceso en libertad.

En el caso de Romero López, luego que las autoridades norteamericanas hicieron su entrega a la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP), presentó cuatro amparos, pero fue trasladado al Cereso 1 de Hermosillo.

Luego de varias horas de espera y justo a media noche se le notificó su libertad por efecto de un amparo, por lo que salió del lugar alrededor de las 2:00 horas, de este 2 de febrero.

La Fiscalía Anticorrupción de Sonora informó que apelará para que se le imponga prisión preventiva y evitar el riesgo de fuga.

lrc

Imprimir