Super Bowl LII se jugará bajo las temperaturas más bajas de su historia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 02 de Febrero, 2018

Super Bowl LII se jugará bajo las temperaturas más bajas de su historia

Afortunadamente para los jugadores, fanáticos y todos los demás involucrados, el juego se llevará a cabo en el Estadio U.S. Bank, que está techado y donde la temperatura deberá ser de 21 grados centígrados.

Super Bowl LII se jugará bajo las temperaturas más bajas de su historia | La Crónica de Hoy

El Súper Tazón LII, del próximo domingo en Minnesota, se jugará bajo las temperaturas más bajas de su historia, pero por fortuna se realizará bajo techo en el Estadio U.S. Bank.

Cuando se dé la patada inicial entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y las Aguilas de Filadelfia la temperatura pronosticada será de 16 grados bajo cero y será por mucho el más frío jamás registrado en los 52 años de historia del juego anual de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

Afortunadamente para los jugadores, fanáticos y todos los demás involucrados, el juego se llevará a cabo en el Estadio U.S. Bank, que está techado y donde la temperatura deberá ser de 21 grados centígrados.

Se prevé que la temperatura en Minneapolis para el próximo domingo será muy fría, incluso para principios de febrero: el máximo normal para el 4 de febrero en la ciudad es de tres grados bajo cero, mientras que el mínimo normal es de 12 grados bajo cero, según la compañía del clima AccuWeather.

Los asistentes al Súper Tazón se estremecerán saliendo a las festividades previas programadas en las “Ciudades Gemelas” (St. Paul y Minneapolis), debido a los fuertes fríos que se esperan.

Durante el juego anterior en el que la temperatura del clima estuvo más fría, también disputado en interiores, se registró una temperatura de ocho grados bajo cero en Detroit durante el Súper Tazón XVI, el 24 de enero de 1982.

El juego más frío disputado a la intemperie fue el del Super Tazón VI, el 16 de enero de 1972, en el Estadio Tulane de Nueva Orleans. La temperatura de partida ese día fue de tres grados, según William Schmitz, del Centro Climático Regional del Sureste.

La NFL tuvo suerte de que no fuera más fría hace cuatro años, cuando el juego se disputó en el Estadio MetLife de Nueva Jersey, donde la temperatura fue de 12 grados y de manera sorpresiva ese fue el día más cálido de todo ese mes, según el Servicio Meteorológico Nacional.

En contraste, los Súper Tazones con un clima más cálido que se han disputado fueron en el sur de California. Las máximas temperaturas tanto para el Súper Tazón VII en 1973 en Los Ángeles como para el XXXVII en 2003 en San Diego alcanzaron los 27 grados.

En cuanto a las nevadas, las dos veces que Detroit fue sede del Súper Tazón, ambas en interiores en 1982 y 2006, también fueron las únicas dos veces que la nieve cayó en la ciudad anfitriona el día del partido, según Schmitz.

Aunque se pronostica que caerá de una a dos pulgadas de nieve en Minneapolis el próximo sábado, no hay nieve en el pronóstico para el día del juego.

Una tormenta de hielo golpeó a Atlanta, Gergia, durante el Super Tazón XXXIV en el año 2000, pero se jugó en el interior del Georgia Dome.

El mariscal de campo Peyton Manning ganó su primer Súper Tazón (XLI) mientras jugaba para los Potros de Indianapolis durante un aguacero en Miami el 4 de febrero de 2007. Ese fue el Súper Tazón más húmedo de la historia, con casi una pulgada de lluvia durante el día.

Este será la segunda ocasión que Minneapolis alberga la final de la NFL. Anteriormente lo hizo el 26 de enero de 1992, en el Estadio Hubert H. Humphrey Metrodome en el Súper Tazón XXVI. La temperatura mínima ese día fue de 13 grados bajo cero.

ijsm

Imprimir