Espectáculos

Falleció Dennis Edwards, vocalista de The Temptations

El cantante se unió a The Temptations en 1968, con la salida de su fundador David Ruffin.

“Era el tres de septiembre / Una fecha que redaré para siempre, es verdad / pues en aquella fecha se murió mi papá”, reza la letra del tema “Papa was a rolling stone”, uno de los más populares de la segunda etapa gloriosa del emblemático grupo vocal The Temptations. Quien le ponía voz a esa canción, que quedó en la historia como una de las más importantes de los años 70, era Dennis Edwards, quien la noche del jueves falleció en un hospital de Chicago por complicaciones de meningitis, según reveló su esposa Brenda.

La enfermedad se le diagnosticó en mayo del año pasado. El intérprete no alcanzó a cumplir el día de hoy 75 años. Tenía 25 cuando se unió a The Temptations en 1968, para sustituir a David Ruffin, quien había sido el fundador de la que fue una de las bandas de soul vocal más exitosas del sello Motown de Detroit.

Edwards nació el 3 de febrero de 1943 en Fairfield, Alabama. Su padre era ministro y creció cantando en la iglesia. Se mudó con su familia a Detroit a principios de los 50. Cuando era adolescente, Edwards cantó gospel, pero como Sam Cooke y muchos otros prominentes artistas del gospel, recurrió al rhythm & blues.

Dirigió brevemente su propio grupo, Dennis Edwards and The Balls of Fire. En 1966, después de un periodo en el ejército, se unió al sello Motown. Los crecientes problemas de drogas y la egolatría de David Ruffin crearon tensión dentro de The Temptations, y en 1968, Otis Williams y Eddie Kendricks incluyeron a Edwards en el grupo, mientras que Ruffin salió para una carrera en solitario.

Hasta entonces, Ruffin había compartido espacio junto a Melvin Franklin, Paul Williams, Otis Williams y Eddie Kendricks en la que se considera la formación clásica de The Temptations, que había publicado joyas del soul como “My girl” o “Ain’t too proud to beg”.

Con la llegada de Edwards a la agrupación se cambió su estilo. Del suave falsete de Ruffin se inició una faceta dentro de un estilo más enamorado del funk, la psicodelia, el rock y la música disco, y así comenzó el grupo a escribir le-tras que hablaban más de los pro-blemas sociales de la época, así fue que obtuvo un éxito inmediato con “Cloud nine”.

La alineación de The Temptations, con Edwards, pronto disfrutó de un lugar privilegiado en las principales listas de popularidad de la música con un estilo R&B, con éxitos como “Run away child, running wild”, “Do not let the joneses get  you down”, “Just my imagination”, “Papa was a rollin’ stone” y “Ball of confusion (That’s what the world is today)”, entre otras.

Edwards, que entró y salió de la agrupación en varias ocasiones, abandonó The Temptations al rededor de la época en la que el conjunto firmó con el sello Atlantic, y regresó al grupo cuando la banda volvió al catálogo de Motown.

En los años 80, Edwards cosechó un éxito como artista en so­litario gracias al tema “Don’t look any further”. El cantante entró en 1989 al Salón de la Fama del Rock and Roll junto a sus compañeros de The Temptations.

Además, la Academia de la Grabación de Estados Unidos entregó en 2013 a The Temptations el premio honorífico “Lifetime Achievement Award”, un galardón que rinde homenaje a aquellos artistas que hicieron a lo largo de su vida contribuciones de gran importancia en el campo de la grabación de música.

Imprimir