Espectáculos

Humor surrealista y películas en cuatro idiomas marcan los Premios Goya

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Presentada como la edición más políglota -estaban nominadas películas en cuatro idiomas- la 32 gala de los Goya de este año habló finalmente en euskera e inglés con "Handia" y "La librería", una ceremonia feminista, aunque no tanto como se esperaba, y que ha estado marcada por el humor surrealista.

Los humoristas Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla se estrenaron como presentadores de la gala haciendo valer su humor políticamente incorrecto con un guion en el que participaron alguno de los candidatos a los premios e invitados, como el director Juan Antonio Bayona.

Un humor que a veces no entendieron alguno de sus destinatarios presentes en la gala, que duró cerca de tres horas y media, como dejaban ver sus expresiones ante la cámara.

Reyes y Sevilla dejaron claro desde el primer momento que en la gala iban a reivindicar el papel de la mujer y han salido con los abanicos rojos que había repartido la Asociación de Mujeres Cineastas donde se pedían #MasMujeres" en las películas.

"Esta noche queremos reivindicar el papel de la mujer. Es muy importante para nosotros reivindicar ese papel y por eso la gala la presento yo. Bueno, yo y mi mujer, que es Joaquín, porque me aguanta a diario y es más inteligente que yo. Y está cobrando la mitad, aseguró Ernesto Sevilla.

Los abanicos rojos fueron especialmente visibles durante el discurso de Nora Novas, vicepresidenta segunda de la Academia de Cine, quien garantizó que esta institución será un referente en términos de igualdad.

Novas y el vicepresidente primero de la Academia, Mariano Barroso, destacaron que hablaban en la gala en el nombre de la presidenta Yvonne Blake, que se encuentra convaleciente.

Otro homenaje tuvo lugar antes de entregar el Goya a los mejores efectos especiales, cuando todos los asistentes a la gala se pusieron en pie para aplaudir a uno de los maestros en esta disciplina, Reyes Abades, fallecido hace dos días. Ganador de nueve Premios Goya, estaba doblemente nominado esta noche por "Oro" y "Zona hostil".

Además de reivindicar la igualdad de las mujeres, los ganadores al mejor actor y mejor actriz, Javier Gutiérrez por "El autor" y Nathalie Poza por "No sé decir adiós", respectivamente, recordaron las dificultades de la profesión.

"Un oficio hermoso y cruel el de actor", dijo Gutiérrez, que dedicó el premio a esos compañeros y compañeras que "no tienen la suerte de que suene el teléfono y no tienen oportunidad para demostrar su talento", mientras que Poza animó a "saltar" a los que quieran dedicarse a esta profesión que a ella, dijo, le ha salvado la vida.

La gala no impresionó a Julita Salmerón, protagonista de "Muchos hijos, un mono y un castillo", que se ha hecho con el Goya a la mejor película documental, dirigida por su hijo.

Salmerón salió al escenario preguntándose: ¿Qué hago yo aquí, una mujer insignificante: Me van a conocer en toda España, no voy a poder ir a la compra con el carrito", para dedicar después el premio a todas las madres y a todas las mujeres.

Una estatuilla, la de Goya, sobre la que Adelfa Calvo, mejor actriz de reparto por "El autor" dijo: "Uy, qué cabeza más grande; ya me lo habían dicho, pero ya es mi niño y me parece precioso".

havh

Imprimir