Mundo

Trump asegura que informe republicano le “reivindica y defiende” del Rusiagate

“La Cacería de Brujas Rusa sigue. No hubo colusión y no hubo obstrucción (porque un año después de buscar y no encontrar NADA, la confabulación está muerta)”, señaló en Twitter

Donald Trump, durante un evento de la Oficina de Protección de la Frontera y Aduanas en Sterling, Virginia.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer en un mensaje en su cuenta de Twitter que el polémico informe republicano que autorizó a publicar, en el que se acusa al FBI y al Departamento de Justicia de manipular la investigación de la injerencia rusa en las elecciones del 2016, lo “reivindica y defiende totalmente” dentro de esa investigación, aunque realmente no revela detalles que comprueben su inocencia ni tampoco sus sospechas de que la agencia de inteligencia abusó de sus poderes de vigilancia al investigar el llamado Rusiagate.

En un tuit desde Florida, donde pasa el fin de semana, Trump criticó la investigación federal sobre una posible injerencia rusa en su campaña para la presidencia.

“Este documento totalmente reivindica a ‘Trump’ en la indagatoria. Pero la Cacería de Brujas Rusa sigue y sigue. No hubo colusión y no hubo obstrucción (la palabra que usan ahora, porque un año después de buscar sin parar y no encontrar NADA, la confabulación está muerta). ¡Esto es una desgracia estadunidense!”, destacó la cadena Univisión.

REVELACIÓN. Sin embargo, ese informe también incluye revelaciones que podrían complicar los esfuerzos de Trump y sus aliados para mermar la investigación del fiscal especial Robert Mueller.

El documento de cuatro páginas publicado el viernes sostiene que el FBI, cuando solicitó una orden de vigilancia para un asociado de campaña de Trump, se basó excesivamente en lo dicho por un exespía británico cuya investigación fue financiada por los demócratas.

Asimismo, el documento confirma que la indagatoria comenzó varios meses antes y que fue “desencadenada” por información que involucra a otro asesor de la campaña de Trump.

INDAGATORIA. Christopher Steele, el exespía que recopiló las acusaciones, reconoció sentir un fuerte rechazo hacia Trump, pero el documento admite también que Steele fue una “fuente del FBI desde hace mucho tiempo”, con un historial creíble.

La orden que autorizaba al FBI a monitorear las comunicaciones del exasesor de campaña Carter Page no fue una solicitud única, sino que fue aprobada por un juez en cuatro ocasiones, admite el documento, que incluso indica que fue firmada por el segundo funcionario de mayor rango en el Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, a quien Trump designó como subsecretario de Justicia.

 

Imprimir