“El resultado de la investigación genómica debe llegar hasta la cama de los pacientes”: Reyes Grajeda | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 03 de Febrero, 2018

“El resultado de la investigación genómica debe llegar hasta la cama de los pacientes”: Reyes Grajeda

Nuestros Científicos. Con base en el genoma del mexicano, el Inmegen desarrolla diversas aplicaciones que buscan transformar el conocimiento básico generado en el laboratorio para que llegue a los hospitales. Juan Pablo Reyes Grajeda, investigador del instituto, señala que han aumentado las líneas de investigación en el estudio de enfermedades multifactoriales

“El resultado de la investigación genómica debe llegar hasta la cama de los pacientes”:  Reyes Grajeda | La Crónica de Hoy
Juan Pablo Reyes es subdirector de Desarrollo de Aplicaciones Clínicas del Inmegen.

El Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) es la dependencia de salud de más reciente creación y la más importante en su ramo en todo el país. Otros institutos y universidades colaboran con el Inmegen debido a su relevancia estratégica, puesto que cuenta con alguno del equipo más avanzado de secuenciación y análisis genético del país para la investigación médica. 

Fundado en 2004, el instituto ha realizado preponderantemente investigación y estudios científicos básicos para generar el conocimiento elemental que ha permitido generar aplicaciones clínicas que se utilizan actualmente. Una de las bases más importantes para lograrlo fue el mapa del genoma de poblaciones mexicanas, ambiciosamente llamado el “genoma del mexicano”, en 2009. 

Este mapa es la base con la que los especialistas del Inmegen y otras instituciones del país buscan comprender la predisposición de los mexicanos a ciertas enfermedades, como la diabetes y obesidad, por ejemplo. A casi diez años de su obtención, el trabajo con base en éste continúa su desarrollo y seguirá a lo largo de las próximas décadas.

“El trabajo del Inmegen se desarrolla progresivamente a raíz del acercamiento que hemos logrado mediante la obtención del genoma del mexicano, con lo que tenemos un panorama de cómo era es nuestro propio mestizaje y cómo le da a nuestra población una predisposición a ciertas enfermedades”, señala en entrevista Juan Pablo Reyes Grajeda, subdirector de Desarrollo de Aplicaciones Clínicas del Inmegen. 

El especialista señala que a lo largo de estos años han aumentado las líneas de investigación en la institución, muchas de ellas encaminadas al estudio de enfermedades multifactoriales, como diabetes, obesidad, síndrome metabólico y cáncer, entre otros, con diferentes pruebas que van desde secuenciación de genes y secuenciación masiva, así como la proteómica. 

“Vamos más o menos a la vanguardia, en la cual tratamos de dar un seguimiento mundial en lo que a tecnología se refiere, que es parte de las visiones propias del instituto. Después de una fase de descubrimiento, ahora hemos desarrollado una serie de proyectos en los cuales comenzamos una siguiente etapa que es, por ejemplo, la de validación de pruebas”. Tal es el caso de la validación de pruebas de diagnóstico temprano del glaucoma que, recientemente, el Inmegen lleva a cabo junto con otros institutos y la UNAM.

Reyes Grajeda añade que otro de los compromisos del instituto ha sido la búsqueda de la transferencia tecnológica, que tiene origen en el conocimiento generado por sus investigadores, principalmente la de aquellos avances que son susceptibles a derivar en una patente y otras aplicaciones útiles para la población. 

DEL LABORATORIO AL HOSPITAL. En el mundo hay un término llamado “medicina traslacional” que consiste en llevar a cabo el trabajo necesario para que los avances de la ciencia médica lleguen hasta los hospitales, y no sea conocimiento engavetado. Uno de los avances más importantes en la medicina traslacional en el mundo es la medicina personalizada a través de la farmacogenómica, señala Reyes, con lo cual se puede prever cómo responderíamos a ciertos tratamientos farmacológicos de acuerdo con ciertas mutaciones en nuestros genes. El Inmegen lleva a cabo esfuerzos por desarrollar este tipo de aplicaciones en nuestro país. 

Entre otros avances, añade el especialista, se encuentra un esfuerzo multinstitucional, a través de una iniciativa puesta en marcha desde el año pasado que involucra a diversos institutos nacionales de salud, Centros Conacyt y centros de investigación de la UNAM. “El objetivo es enfocarnos en aquellas investigaciones del área más prometedoras y que podríamos llevar a la práctica clínica y diseñar pruebas de diagnóstico”.

Este enfoque de medicina traslacional, añade, permitiría que los médicos tengan la capacidad de recibir información que los ayude en la toma de decisiones: “si mete o no al paciente en un quirófano, si le da un tratamiento farmacológico o cómo realizar una práctica de intervención. Además, si hay una predisposición crítica y sabe que la tiene, eventualmente podrá alertarlo sobre el desarrollo de una enfermedad”. 

Sobre la investigación de frontera que llevan a cabo en el Inmegen, refiere que está estrechamente ligada al equipamiento tecnológico que posee el instituto. “Estamos cómodos con la infraestructura y equipamiento que tenemos, quisiéramos algunos más avanzados, sin embargo, algunas limitaciones nos permiten que aquello que hacemos con lo que tenemos sea resultado de ideas ingeniosas y con las cuales estamos aportando en la generación de conocimiento nuevo. Siempre estamos a la vanguardia del seguimiento con nuestras áreas de investigación donde cada uno de los especialistas utiliza las plataformas tecnológicas que tenemos para el diseño tecnológico o del desarrollo de potenciales biomarcadores y pruebas clínicas. Todo nace a partir de la mesa del laboratorio, esperando llevarlo a la cama del paciente”. 

PERFIL. El doctor Juan Pablo Reyes Grajeda obtuvo la Licenciatura en Biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Estudió el Doctorado en el programa de Doctorado en Ciencias Biomédicas en el Instituto de Química, UNAM. Se desempeñó como Investigador durante una estancia posdoctoral en el Instituto de Fisiología Celular en el Departamento de Bioquímica, UNAM.

A partir de 2006, se incorporó al Inmegen como Investigador Asociado en la Unidad de Proteómica Médica. Es experto en purificación y caracterización bioquímica de proteínas, así como en cristalogénesis y cristalografía.

Las áreas de investigación de su interés son la bioquímica de proteínas, y más específicamente la búsqueda de biomarcadores proteómicos en cáncer, biomineralización patológica, así como su caracterización biofísica y estructural con la finalidad de diseñar pruebas de diagnóstico.

Imprimir