¡¿Somos demócratas o una Nación dilapidada?! - Leopoldo Mendívil | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 04 de Febrero, 2018
¡¿Somos demócratas o una Nación dilapidada?! | La Crónica de Hoy

¡¿Somos demócratas o una Nación dilapidada?!

Leopoldo Mendívil

HÉCTOR AGUILAR CAMÍN:

+Feliz es una Nación

que no tiene historia

Cesare Beccaria

 

Hay de sobra para escoger y por ello preferí transcribir los párrafos iniciales del prólogo que escribiste para el libro titulado ¿Y ahora qué? y decir a quienes lean esto, que lo mismo y más encontrarán en las aportaciones de quienes también coordinaste para ilustrar la encrucijada de fracaso y esperanza en que estamos:

“El humor social de México es melancólico. Es un país herido por el escepticismo, urgido de creer en un cambio. Difícil hablar con ese estado de ánimo, suscitar su confianza, traerlo a la revisión cuidadosa, más que a la denuncia irritada, de sus males. Pero si algo demuestra la reacción de millones ante la tragedia de los sismos de septiembre es que, en medio del desencanto, hay una reserva enorme de solidaridad y fortaleza pública.

“La desilusión colectiva tiene buenas razones. Viene de la historia inmediata, de las oportunidades perdidas en estos años de grandes esperanzas y pobres resultados.”

Es un comienzo terrible, pero necesario para lograr la trascendencia del mensaje que merece este libro y que por obligación deberían leer, ¡pero ya!, los que aspiran a ganar la Presidencia en julio próximo, porque ellos, como en general los políticos ineficiencias, Lopez Obrador es el único de todos que convive con el pueblo que más necesita ser escuchado, aunque pueda quedar en ser el más utilizado…-; todos los precandidatos aún, deberían leer este libro para enterarse, por quienes estudian a México, de lo que el resto ignoramos.

Entre el poder y el pueblo, lamentablemente, la distancia es todavía más grande —dice La Retirada— que la de Zedillo y el PRI, porque los presidentes suelen estar en eventos y concentraciones donde se saludan con un porcentaje mínimo de la gente reunida y no da tiempo a nadie para contarles sus vivencias cotidianas. Eso significa que con todo y democracia, el poder no conoce en suficiencia a sus gobernados, porque en muchos de estos casos, como sus contactos son más frecuentes con la parte privilegiada de la Nación, nuestros presidentes avanzan convencidos de ser muy cumplidos con el pueblo, aunque estos personajes poco o nada tengan que decirles más allá de su bello mundo…

Y así es como se da, Héctor, el resultado que consignaste en el segundo párrafo transcrito: “La desilusión… viene… de las oportunidades perdidas en estos años de grandes esperanzas y pobres resultados…” Pero resulta que Carlos Salinas de Gortari tituló el libro que concluyó en 2008 La década perdida 1995-2006. Neoliberalismo y populismo en México… ¿Cuánto, pues, del último tiempo en la historia del país es la inmediata?, porque Miguel de la Madrid no pudo sacarle más miga al país que gobernó  por las condiciones en que la docena trágica se lo entregó en 1982 y durante esa docena —1970/1982— el desbarajuste, los incumplimentos, la corrupción y la cantidad de recursos desperdiciados —como el petróleo— fueron de tal manera graves, que provocaron  la segunda etapa de este recuento; y si continuamos en reversa encontraremos al México semidestrozado de la Revolución e inmediatamente antes al México exclusivo de los favorecidos de la dictadura porfirista y… ¡carajo!, el siglo de revueltas, invasiones y demás luchas estúpidas de liberales y conservadores que no permitieron al país ponerse a trabajar porque siempre sus élites se la pasaron de pleito en pleito…

Finalmente, Héctor, la propuesta de ¿Y ahora qué? al país de tres soluciones a otros tantos problemas, aportadas por cada uno de sus autores —¡309 en total!...— es una nueva forma de acción y participación de los intelectuales mexicanos —y a la vez actores fundamentales en la vida periodística nacional—, que los vincula con una mayor fuerza a la Nación. ¿Qué respuesta dará a esto el aparato de Estado, que tan lejos suele estar de la ciudadanía y es fuertemente analizado en el libro..?

Mañana te comentaré sobre lo que, creo, ya los comunicadores no debemos permitir del aparato de Estado.

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Imprimir

Comentarios