El Bronco, El Jaguar y Margarita

Juan Manuel Asai

 

¿Héroes de la democracia o políticos tradicionales mal disfrazados?

Se ultiman detalles para que tres aspirantes a candidatos independientes aparezcan en la boleta de la elección presidencial 2018. Me refiero a Jaime Rodríguez, gobernador con licencia del estado de Nuevo León, que se autonombra El Bronco; Armando Ríos Piter, político guerrerense que gruñe como Jaguar y Margarita Zavala, ex primera dama de México, o sea, esposa de Felipe Calderón Hinojosa. Si se concreta su registro habrá que redefinir las reglas del juego, pues las condiciones serán otras.

Su aparición acepta múltiples lecturas. La primera es que logaron una hazaña. Los requisitos impuestos por los partidos políticos a los aspirantes independientes fueron draconianos, con la idea, claro, de que nadie los cumpliera, al menos nadie genuinamente independiente. Y aquí aparece otra lectura: ¿Los tres personajes mencionados se ajustan al perfil de un candidato independiente? En rigor sí. Si nos atenernos a la circunstancia de que por el momento no militan en ningún partido la respuesta es afirmativa, pero supongo que la idea de crear las candidaturas independientes era abrir la posibilidad de que personajes que no formaran parte del establishment pudieran competir para oxigenar el proceso. No es el caso.

El Bronco es un político forjado en el priismo más rancio. Tuvo un golpe de audacia y otro de fortuna. Se enojó por la falta de oportunidades en el tricolor y resolvió salirse y buscarle por otro lado. Su enojo coincidió con la resolución del empresariado regio de deshacerse de los partidos tradicionales y tomar la conducción del gobierno estatal a través de un personero. Los empresarios, incluido el dueño del periódico Reforma, le metieron dinero en efectivo y en especie. Diseñaron la campaña perfecta para un personaje como El Bronco y su caballo Tornado. Nada me cuesta reconocer que tuvo un buen desempeño. Nuevo León no es un estado cualquiera, es sede de una comunidad empresarial poderosa y con ganas de participar en política.

De Margarita Zavala puede decirse que se siente cómoda en Los Pinos y quiere regresar a vivir ahí. Sus aspiraciones son legítimas. Su coraje para romper con el PAN y el inefable Ricardo Anaya ha sido recompensado por la gente con firmas de apoyo. Ha mejorado mucho como personaje público, pero está lejísimos de ser una aspirante proveniente de fuera del círculo tradicional del poder. Ella está en el núcleo de ese poder. Si aparece en la boleta pondrá a sudar frío a Anaya que la maltrató en exceso. Dividirá el voto para el PAN, de eso no hay ninguna duda.

Armando Ríos Piter sorprendió a tirios y troyanos. El guerrerense, exfigura perredista, parecía ser uno de los aspirantes más débiles y cerró muy fuerte. Aprendió sobre la marcha las buenas y malas artes para hacer acopio de apoyos ciudadanos. Si llega, será la única opción de izquierda de la boleta 2018, pues el PRD declinó ante el panista Anaya y López Obrador está mucho más cerca del Yunque que de cualquier otra ideología. Ríos Piter tiene ideas distintas en temas torales para el futuro, como las libertades individuales, la política de drogas y la ambiental. Si se logra posicionar como el único candidato de izquierda en una boleta cargadísima al conservadurismo, El Jaguar puede hacer mucho ruido.

De modo que el primer ejercicio de los independientes deja muchas dudas. Sirve para poner en aprietos a los partidos tradicionales, pero no le dio a la sociedad opciones realmente distintas.

Yo, por cierto, firmé por Marichuy.

 


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

 

 

Imprimir

Comentarios