Plataformas electorales: la posibilidad de un debate informado

Rosa Gómez Tovar

De acuerdo con la legislación electoral, antes de las campañas, precisamente en el mes de enero, los partidos políticos deben presentar una plataforma electoral. El Instituto Nacional Electoral a través de la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos se encarga de revisar que las plataformas se hayan aprobado de conformidad con los estatutos de los partidos políticos y así éstos puedan utilizar las propuestas vertidas en ellas durante las contiendas, esto sucedió el pasado 31 de enero.

Éste debería ser un momento cúspide en la preparación de los partidos y ciudadanos ante las elecciones, no obstante suele pasar casi desapercibido en el debate público. Las plataformas son las propuestas con las que cada partido tratará de convencer a la población para que vote por ellos y así ponerlas en práctica. Por ello, necesariamente implican la capacidad del actor político de poder hacer un diagnóstico preciso de los principales problemas del país, para en función de ellos tratar de formular las políticas que, desde su punto de vista ideológico, pueden ser la solución para los mismos. Es el momento de diferenciarse de sus contendientes, ya sea desde el análisis de los retos de nuestra sociedad o de aquello que implicará poder lograr una mejoría a la situación actual.

Para muchos ciudadanos todos los partidos políticos son lo mismo; sin embargo, de la lectura de sus plataformas podemos encontrar diferencias sustanciales, por ejemplo desde el concepto de familia, las razones por las que existe pobreza o sencillamente quiénes pueden disfrutar de qué derechos humanos, ya sea por el sexo con el que nació o por las preferencias sexuales que tenga.

A algunos partidos les bastaron algunas pocas páginas para definir cuál sería el rumbo que debe tomar el país, de alzarse con el triunfo; para otros, más de 150 páginas no son suficientes para concretar su postura.

Existen partidos que aún cuando realizan un diagnóstico bastante agudo sobre las principales dolencias del país y cuentan con propuestas razonables, defienden el actuar de los gobiernos actuales, o quiénes son el mayor crítico de la política predominante, pero simplemente no cuentan con políticas definidas sobre cómo cambiarían lo que se hace hoy en día.

Más allá de la opinión que pueda tener yo sobre las propuestas de los partidos, podemos decir que un ciudadano común que reciba de los partidos y candidatos la información contenida en ellas y no sólo descalificaciones entre adversarios, encontrará suficientes razones para tener un voto informado, para comprender qué distingue a unos de otros.

De los compromisos que se tomen en éstos y otros temas, se obtiene un país con unas características u otro muy distinto. Definitivamente, el futuro de México pasa por el tipo de Estado y de políticas que tenga nuestro país y quienes toman esas decisiones son nuestros gobernantes, el Presidente y los integrantes del Poder Legislativo, quienes son electos a través de nuestro voto.

México vive un momento histórico difícil de desprestigio de las instituciones públicas ante amplias franjas de la sociedad, incluidos los partidos políticos, no obstante, la calidad de la democracia es inseparable de un debate informado, y aun cuando las campañas no han empezado oficialmente, existe desde ahora una gran cantidad de información para juzgar con elementos objetivos, qué propuestas son más afines a nuestros intereses. Es momento de juzgar no sólo por la persona que estará en los spots o espectaculares, sino analizar a fondo lo que está detrás del candidato y el partido, y para ello, resulta indispensable leer las plataformas de los partidos.


rosagomeztovar@outlook.com

 

Imprimir

Comentarios