Nacional

Ordenadita y disciplinada, una marcha con sabor a empresariado del norte

A diferencia de otras manifestaciones que llegan a la Ciudad de México, ésta, la de Javier Corral, tiene una organización impecable. La consigna que se gritaba en la primera línea recorría los contingentes y se repetía hasta llegar al último. En los primeros minutos del desplazamiento del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, uno de los organizadores detecta a una chica que lleva las manos vacías, le extiende una pancarta con mástil de madera incluido: “Que no quede impune la corrupción”, se lee en ella. Lo que anunciará Corral una hora después, su nueva cruzada, ya va en las manos de la chica.

Participan desde niños en brazos hasta adultos de la tercera edad. Reforma se llena, pero no sólo por quienes estan apoyando al gobernador de Chihuahua, sino también por los que cada semana acuden a las actividades deportivas que organiza el Gobierno de la Ciudad de México.

Un chaleco azul llama la atención; P#justiciaparaChihuahua,#es lo que dice. Gorras y playeras blancas a granel (las mantas son muy azules, ya sabe de cuál azul), sombreros rancheros, tenis y jeans resaltan este primer domingo de febrero.

Y en esta marcha de toque azulino, un grupo de feministas también tiene cabida: piden equidad de género. También aparece una cartulina blanca con letras rojas, verdes y moradas: “eChalco está con Chihuahua”.

En la parte trasera una banda norteña anima e, incluso, unas parejas bailan.

Un grupo de rarámuris se coloca cerca de los perredistas de Iniciativa Galileos, quienes alzan banderas y siguen el ritmo de la música.

“No tengo palabras para expresar mi emoción, es un despertar de conciencias, un giro se está dando en mi estado. Estoy muy agradecida con el gobernador”, dice Enddy Rocha sobre su presencia en la marcha. Se lleva consigo un souvenir, una servilleta para tortillas que le han obsequiado.

Es el fin, 16 días de marcha y cuatro mil kilómetros recorridos. La Caravana por la Dignidad iniciada en Ciudad Juárez se ha convertido ya en la Marcha del Triunfo. Encabezada por el gobernador Corral, el contingente transita, visiblemente contento y orgulloso, con la firme convicción de haber ganado la disputa al gobierno federal.

Ya no se hace escala en la sede de la Procuraduría General de la República, como estaba agendado, porque ya no había nada que reclamar ahí. El sábado, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, firmó con el gobernador Corral el compromiso de que el gobierno mexicano irá de inmediato por la extradición de Duarte Jáquez.

Brazo con brazo, junto a Corral y su esposa Cinthia Chavira, caminan activistas, políticos y artistas como Denise Dresser, Agustín Basave, Guadalupe Acosta Naranjo, Jorge Castañeda, Santiago Creel, Gustavo Madero y los coordinadores parlamentarios del PAN en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, y del Senado, Fernando Herrera.

Corral citará al colaborador de Crónica, Raúl Trejo para argumentar su logro. “Viva Chihuahua”, se oye entre los gritos que recorren los contingentes.

Corral sonríe, trata de tomar un tono serio y en ocasiones comenta algo con quienes le acompañaban. “Un gran acuerdo para Chihuahua”; “un triunfo para México, no sólo para Chihuahua”, se le escucha.

Javier y sus seguidores regresarán en unas horas a Chihuahua, ya no caminando, desde luego, y van con la satisfacción de llevarse una gran tajada en una negociación emprendida hace casi un mes.

Los tiempos de la marcha se han agotado, sólo algunos asistentes preguntan por el cercano Zócalo capitalino, donde Los Ángeles Azules y Celso Piña van a tocar en unos minutos...

Imprimir