Cultura

“El deseo es el motor de la vida”: Alberto Ruy Sánchez

El deseo es la fuerza tremenda de tener algo más de lo que somos, dice Alberto Ruy Sánchez en el cierre del Festival Letras en Tepic. El evento duplicó su asistencia

Alberto Ruy Sánchez leyó fragmentos de sus libros en el encuentro Lecturas del deseo.

La tercera edición del Festival Letras en Tepic concluyó con Lecturas del deseo, actividad en la que Alberto Ruy Sánchez leyó fragmentos de algunos de sus libros como Los sueños de la serpiente, La mano del fuego y El quintento de Mogador.

Ruy Sánchez inició con expresiones explícitas sobre el deseo, el amor y las implicaciones de sumergirse en estas pasiones, que en algunos casos puede causar obstinación por el querer obtener y estar con la persona considerada como la indicada.

Durante la gala de lectura, el escritor estuvo acompañado por la actriz y cantante Sasha Sokol, quien no sólo respondía con lectura, también lo hizo propio con miradas y otras tantas, con sonrisas. 

Al final de Lecturas del deseo, el escritor invitó a las personas que se dieron cita en la Plaza Bicentenario de Tepic, a que hicieran sus comentarios o preguntas sobre el espectáculo o sobre su sentir a propósito de sus creaciones literarias.

Entre los presentes se encontraba un hombre que calificó a Sasha Sokol como una artista e intérprete que se caracteriza por su finura, calidad y cultura, por lo que agradeció que estuviera en tierras nayaritas.

“Alberto y yo nos conocimos cuando presentaba mi primer disco como solista. Aprendo de él y aprendo de sus versos, agradezco al festival por acercar la literatura a la gente, en particular esta edición por rendir homenaje a Alí Chumacero. Yo vivo en San Miguel Chapultepec, cerca de la casa de Alí, por eso me siento un poco de Acaponeta”, indicó Sokol.

Entre el público también se encontraba una mujer que cuestionó a Alberto Ruy Sánchez sobre los motivos que tiene para escribir sobre el erotismo, a lo que el creador respondió que siempre le ha interesado dar voz a las mujeres. 

“Lo que ustedes escucharon es una depuración de los textos, El quinteto de Mogador requirió un trabajo de 30 años. Escribo siempre desde mi ignorancia y cuando me preguntan qué he aprendido, siempre digo que hay que seguir escuchando”.

Ruy Sánchez declaró que todo sucede en Mogador, región ubicada en la costa de Marruecos, lugar universal a tal grado que le han dicho que es Manzanillo o algún lugar de Puerto Rico, con la característica de que tener al deseo como figura central. 

“El deseo es la fuerza tremenda de tener algo más de lo que somos; trascender, ir más allá de lo que soy, pero enamorarte de alguien eso es trascender también. El deseo es el motor de la vida”.

POESÍA. El escritor explicó que en el caso de Los demonios de la lengua, se dedica a explorar las dimensiones de la historia y la política, a partir de la historia que encontró de un mexicano que migró a Estados Unidos, que en los años 20 se convierte en trabajador de la Ford, pero ¿cuál es el sentido que tiene la poesía?

“La poesía no es nada más decir bonito las cosas, la poesía es un bisturí que entra en dimensiones humanas donde ningún otro discurso puede entrar. La poesía entra donde ni el psicoanálisis ni la economía pueden, por eso sigue viva, porque nos ayuda a comprender a sentir y a vivir”.

Uno de los presentes tomó el micrófono y dijo que hace 30 años, Ruy Sánchez les impartió un taller de poesía, pero su texto nunca pudo leerlo, por lo que aprovechó el momento para leerlo, situación que fue aplaudida por el escritor, quien dijo “que nadie diga que en México la gente no hace su tarea”.

Otra de las preguntas que hicieron a Alberto Ruy Sánchez fue sobre si en algún momento de su carrera había sufrido estigmatización por escribir literatura erótica o sobre el deseo.

“Nunca he vivido estigmatización. A veces hay otros escritores que quieren que escribas como ellos quieren, pero eso es normal en la vida, es algo que siempre sucede cuando haces algo diferente o exploras ciertas sutilezas, hay alguien que quisiera que fuera de otra manera. Tarde o temprano los libros encuentran a su público, pero nunca hay que tener miedo de que te estigmaticen, no tiene que contar con un criterio para escribir, nunca sabes cómo van a ser leídas tus obras, lo maravilloso de la literatura es que empieza a circular en dimensiones que para los autores son absolutamente imprevisibles”, finalizó Alberto Ruy Sánchez.

CIFRAS. La tercera edición del Festival Letras en Tepic, que se llevó a cabo del 2 al 5 de febrero, tuvo una asistencia de 30 mil personas, cifra que duplicó a la segunda edición que se llevó a cabo en 2016, según informaron los organizadores a través de un comunicado.

Como parte del festival, se llevó a cabo el programa “El Festival va a tu escuela”, logró impactar a 10 mil personas, se lee en el mismo documento, a través de la convivencia entre lectores y autores como Bernardo Fernández, Bef; Silvia Molina, Xavier Velasco, José Adiak, Julián Herbert y el Premio Crónica, Juan Villoro, entre otros.

 

Imprimir