Francisco ignoró carta de chileno que acusaba al obispo Barros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 06 de Febrero, 2018

Francisco ignoró carta de chileno que acusaba al obispo Barros

“Me he animado a escribir esta carta porque estoy cansado de pelear”, le escribió Cruz, víctima del cura pederasta Karadima

Francisco ignoró carta de chileno que acusaba al obispo Barros | La Crónica de Hoy
Francisco durante primera misa en Chile. En primer plano, el obispo Barros.

El papa Francisco, quien durante su visita a Chile defendió la inocencia del obispo Juan Barros en relación a que fue cómplice de los abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima, recibió en 2015 una carta de una víctima que describía con detalle los abusos sexuales que sufrió y cómo Barros, designado obispo precisamente por el pontífice argentino, ocultó estos delitos.

“Santo Padre, me animé a escribirle esta carta porque estoy cansado de pelear, llorar y sufrir”. Así comienza una carta fechada el 3 de marzo de 2015 y cuyo remitente es Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes de los abusos cometidos por el pederasta Karadima.

¿Tolerancia cero? El hecho de que Francisco recibiera esa misiva de ocho páginas, donde Cruz explica con detalle la complicidad de Barros, cuestiona sus insistencias de que tiene “tolerancia cero” a los abusos sexuales y los esfuerzos por taparlos. También pone en duda su declarada empatía con los sobrevivientes de abusos, en la crisis más seria de sus cinco años de papado.

El motivo de la carta a Bergoglio, según explica Cruz en el mismo texto, era que un mes antes de enviársela al pontífice se la mandó al nuncio apostólico en Chile, Ivo Scapolo; en ella hacía denuncias contra Barros, de sus años junto a Karadima.

“En enero se conoció la designación de Juan Barros Madrid como obispo de Osorno. Santo Padre, para mí y muchísima gente fue un verdadero shock que se hiciese ese nombramiento. Sabiendo todo lo que se sabe. Inmediatamente escribí una denuncia formal al nuncio Ivo Scapolo, a quien hemos tratado de ver y jamás ha tenido la cortesía de recibirnos”, asegura Cruz.

Críticas a Francisco. Lejos de atender las súplicas de Cruz y de aprovechar su viaje a Chile para actuar, Francisco sentó a su lado al obispo Barros y rechazó de plano las acusaciones en su contra a las que tachó de “calumnias”, ignorando que las víctimas lo habían situado en la escena en algunos de los crímenes de Karadima, como le explicó en otro fragmento de la misiva.

“Ellos [en referencia a Barros y otros prelados presentes] estaban cerca y a veces parados a nuestro lado cuando Karadima nos abusaba. Incluso, Santo Padre, ellos eran tocados en forma muy inapropiada por Karadima”, afirmó.

Cruz cerró su carta con un pedido concreto al Pontífice: “Por favor, ayúdenos. Quiero desesperadamente creer en usted y mantener mi fe. Todo lo que ha pasado en los últimos años y en los últimos días me dice lo contrario”.

Rectificación. Quizá sorprendido por la ola de críticas por su empeño en proteger al obispo Barros, Francisco anunció la semana pasada que había decidido enviar a un obispo del Vaticano a Chile “para escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen sobre el caso de [el obispo chileno] Juan de la Cruz Barros Madrid”.

 

Imprimir